Mi punto de vista

Se busca nuevo rey de la subvención

18/06/2019

Muchos están esperando la configuración definitiva del Cabildo de Gran Canaria y, sobre todo, están expectantes por conocer el nombre de quién será el consejero de Deportes, ya que en los últimos años el Instituto Insular de Deportes se ha convertido en una sucursal de eventos y hay mucha gente pendiente de la subvención con una cierta dosis de nerviosismo. Ya sea una carrera de caracoles, con la presencia de caracoles de 42 países, o una de hormigas, con 5.000 inscritos, todo se ampara en el paraguas de Gran Canaria Isla Europea del Deporte, un programa sin criterio en el que los 21 municipios de la isla y los organizadores privados se agarran para conseguir unos euros.

Qué pasará en el futuro. Ahí está el dilema. A día de hoy parece que NC y PSOE seguirán rigiendo la institución insular. Aún se desconoce cuál será el reparto de áreas, pero el Deporte debe cambiar su rumbo, porque si en esta nueva legislatura se entra en la misma dinámica se podrán topar con infinidad de problemas. El IID maneja 30 millones de euros, pero hay paradojas simpáticas. El Gran Canaria Maratón, prueba fetiche del Cabildo, ya que ellos mismos la organizan desde el IID junto a una UTE que ya no está, sigue adeudándole a los atletas canarios 2.675 euros. Han pasado 5 meses y el esfuerzo de nuestros atletas en el Maratón y Medio Maratón no se ha visto recompensado.

Por cierto, qué pasará con el Gran Canaria Maratón 2020. Si entran en su web continúan con el asombro para inscribirse. Ya muchos me conocen y aprovecho, por si a alguien le interesa, sobre todo al futurible consejero o al nuevo gerente del IID, para aventurarles algo. Estamos en junio. El verano a la vuelta de la esquina. Cuando aterrice el nuevo consejero y forme su equipo se topará con el Gran Canaria Maratón 2020 de golpe y sin anestesia, con una situación de desamparo total y sin que nadie de los que han estado hayan analizado el último desastre de inscritos.

Desde el IID intentarán convencer al nuevo regidor a que salve la situación del 2020 como buenamente pueda. Abrir un nuevo concurso público para que una UTE se haga cargo de su organización se antoja precipitado en el tiempo, aunque desde la sombra los hilos se mueven desde hace tiempo. Siempre por la misma persona.

¿Alguien se ha planteado si merece la pena seguir adelante? Qué reflexiones se han hecho al respecto. Qué interés tiene el IID en organizar un evento, cuando en las bases de su día a día no está este cometido. El nuevo consejero lo que sí tendrá de entrada es una cola inmensa en las oficinas del Estadio de Gran Canaria de amigos de la subvención.