Por la puerta de atrás

Sainetes y urgencias en La Roja

14/06/2018

Sin duda, han sido 48 horas surrealistas, camelónicas y hasta cierto punto absurdas. Krasnodar se ha convertido en el escenario de un sainete a la española que desnuda nuevamente los pecados capitales de nuestro fútbol.

Es lo que tiene cuando el equipo más grande del mundo se aferra al equipo de todos -o casi-. Simplemente para llevarse a su técnico a dos días de que arranque el mundial. Los interrogantes son interminables, pero las respuestas ofrecen aristas más que afiladas.

«Krasnodar se ha convertido en el escenario de un sainete a la española que desnuda nuevamente los pecados capitales de nuestro fútbol».

En síntesis: Lopetegui deja el banquillo de uno de los máximos candidatos para el título para convertirse en solución de urgencia de un Madrid huérfano pero de inmitigable apetito.

¿Cabe culpar al Lopetegui de su decisión? Para muchos es así. En otros países sería impensable contemplar este tipo de escenarios, porque la selección siempre será el “súmmum” de todo estratega, y no el retiro dorado tal y como se percibe en España.

Con esas coordenadas, ¿podía Julen rechazar un tren que seguramente no se le volvería a presentar nunca? Lo cierto es que la experiencia del técnico vasco, formado como jugador en la Casa Blanca, es prácticamente nula en la élite del fútbol europeo, exceptuando su periplo en el Oporto en el que no consiguió títulos.

¿Era factible haber aplazado su decisión al final del Mundial? Esa sería una utopía que rozaría lo onírico. En apenas una semana el Madrid ha recibido a más de un centenar de agentes, ojeadores, promotores y currículums. Un club de su pedigrí no puede esperar más tiempo para planificar la temporada, por lo que esa opción era totalmente inviable.

¿Cabía la posibilidad de ocultar la noticia hasta el final de la Copa? Hubiera sido otra quimera en estos tiempos modernos. Ni siquiera Luis Aragonés lo pudo evitar cuando, en plenas semifinales de la Euro 2008, se filtró que fichaba por el Fenerbahce turco. Incluso el Manchester United en 2014 confirmó la contratación de Louis Van Gaal a pocas semanas de iniciar la cita de Brasil siendo seleccionador de la Oranje.

¿Era necesario cesarlo al día siguiente? Algunos lo consideran una pataleta de pura soberbia. Otros, en cambio, una consecuencia obvia de una deslealtad. Tal vez lo más sangrante de este complejo episodio sea que el Real Madrid presentara a bombo y platillo a Julen sin tener en cuenta la opinión de la Federación. Pero nunca será oportuno destituir a un entrenador en vísperas de una Copa del Mundo.

¿Afectará al rendimiento de la plantilla? De seguir Lopetegui, la situación podría salir viciada entre los dos principales grupos, los del Madrid y del Barça. De hecho, el clan blanco ya conocía la noticia con bastante antelación con respecto a los azulgranas, un precedente más que nocivo. Para el resto, en cambio, poco importa el cambio. El modelo de juego de La Roja ya es medianamente sostenible desde hace años, pasen los técnicos que pasen. Otra cosa es que lo que ocurra con la cuestión física y anímica. Hierro puede convertirse en un bálsamo o en un serio accidente colateral.

De nuevo, una muestra más de nuestra España bipolar. Para unos, una decisión excesiva. Para otros, un mal menor y necesario. En cualquier caso, no hay forma de ganar así. Y mientras, en el resto del mundo ya entonan una nueva carcajada con nuestras divertidas peripecias. Sin duda, la pandereta amenaza con volver a nuestras vidas.