Primera plana

Rivero y otras lecciones

18/07/2019

Cuanto peor trata CC a Paulino Rivero, que ya es llamativo, menos posibilidades tiene de regenerarse como organización. Si CC, hoy por hoy, solo es clavijismo, está abocada a no remontar. Máxime, cuando hay caso Grúas para rato. Es lo malo que tiene cuando una organización, en este supuesto CC, está hipotecada por un equipo de personas concretas e impiden la oxigenación interna de otras familias políticas. Si Fernando Clavijo se hubiese retirado a tiempo, si alguien dentro de las filas de CC hubiera tenido el coraje de reclamarlo, cosa que nunca ocurrió, hoy CC podría estar de algún modo en el Ejecutivo. El caso Grúas y la imputación de Clavijo por tres delitos relacionados con la corrupción (malversación de caudales públicos, prevaricación y tráfico de influencias) no sucedió de la noche a la mañana sino que CC tuvo tiempo de sobra para maniobrar y, sin embargo, apostaron por un victimismo falso que además, a la luz de los acontecimientos, tampoco les ha servido de nada.

«Mientras el clavijismo siga atacando al expresidente Rivero en vez de concentrarse en lo que dice, no entenderá el contexto político ni enderezará sus posibles como partido»

Ahora bien, en un ejercicio de humildad los que gobernarán a partir de hoy tienen que asumir que la vida política da muchas vueltas y que el éxito al poco tiempo puede revertirse. En ningún sitio está escrito que el PSOE repita los 25 escaños dentro de cuatro años o que la aritmética parlamentaria futura sea igual a la presente. Todo dependerá, entre otros factores, de cómo gestionen Canarias desde este momento. La política sigue su camino. Una etapa sucede a la otra. Y si se dejan llevar por el candelabro del poder pueden equivocarse y cosechar disgustos el día de mañana. Y qué mejor espejo para no emborracharse de soberbia que mirar a CC, lo que fue y el duro tránsito que tendrá que recorrer desde ahora, si es que aguanta la presión y no se diluye como UCD.

Mientras el clavijismo siga atacando al expresidente Rivero en vez de concentrarse en lo que dice, no entenderá el contexto político ni enderezará sus posibles como partido. Matar al mensajero no arregla el problema. Rivero solo señala a modo de diagnóstico cómo ha quedado CC. Y quizá con un café o almuerzo meses atrás, de haber habido buenas intenciones, podrían haberlo escuchado en privado y si acaso compartir inquietudes. Pero el mal que atañe a CC puede serlo mañana del PSOE. A fin de cuentas, las organizaciones políticas las cubren personas concretas con sus luces y sus sombras. Y en todas las casas hay de todo, por eso es importante saber dirigir los recursos humanos que se disponen. Después de Clavijo, que antes o después tendrá que retirarse, seguirá un espacio similar al de CC que hará oposición a Ángel Víctor Torres. Y estos primeros pasos en la confección del Gabinete son decisivos. Los otros, los que quedan en la oposición, no tendrán cobijo institucional pero siguen teniendo hambre de política. Y el juego de tronos prosigue su itinerario en las islas. No lo olviden, por el bien de todos.