Primera plana

La encuesta y el pacto

21/04/2019

Ganan las izquierdas en la provincia de Las Palmas. Es la tesis del estudio demoscópico de TSA que publica hoy CANARIAS7 y que distribuye los 8 escaños que corresponden a la circunscripción de la siguiente manera: 3 PSOE, 2 PP, 1 Podemos, 1 Ciudadanos y 1 NC. La magnitud de los diputados a repartir en este distrito arroja un nivel de proporcionalidad razonable: logran representatividad en la Cámara Baja cinco formaciones. Muchas provincias peninsulares desearían una adjudicación tan diversa a tenor del mapa sociopolítico actual.

Pedro Quevedo resulta el mejor valorado con una nota de 5,2 (el único que aprueba junto a la socialista, Elena Máñez) y un porcentaje de conocimiento del candidato de NC del 69,3% (le sigue la cabeza de lista de Podemos, Victoria Rosell, con un 41,4%). A buen seguro, es lo que cimenta que Quevedo sea conocido como el diputado del 75% por aquello de la bonificación de la tarifa de los billetes para los residentes canarios que arrebató NC a Mariano Rajoy. Quevedo conseguiría un acta que a NC le sirve para constatar su consolidación en el sistema de partidos para los comicios autonómicos y locales de mayo. De paso, confirma que votar a CC en Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote no sirve de nada.

Con este escenario, en el que predomina la victoria del PSOE, el tablero político en Canarias de cara a la gobernanza a partir de mayo solo concordaría con una alianza entre PSOE, NC y Podemos. A día de hoy, Casimiro Curbelo no estaría por la labor de sumarse pero podría cambiar de opinión. Es la única opción que tiene Ángel Víctor Torres en aras de tener a su favor una legislatura estable que consuma los cuatro años que le corresponden. Sobra decir que esto afecta igualmente a su liderazgo interno en el PSOE. Y es que apostar por un entendimiento con CC activaría primero un serio rechazo en el socialismo tinerfeño, que aún recuerda como echó Fernando Clavijo a Patricia Hernández, y a medio plazo avivaría las ansias del sector socialista menos afín a Torres para reemplazarlo. Dicho de otra manera, con estos resultados al Congreso de los Diputados por la provincia de Las Palmas en el que el PSOE sube y predominan los escaños de izquierdas, la sociedad no entendería que se retornase a un acuerdo con CC. Por no mentar que CC arrastra el rechazo social generado por el caso Las Teresitas y el caso Grúas. Si a esto le quieren añadir la ampliación del macromuelle de Agaete por el que aboga CC, no constituye precisamente un buen comienzo para esa hipotética alianza entre PSOE y CC.

Torres tiene numerosas opciones de convertirse en el próximo presidente del Gobierno de Canarias. Aunque en función de los socios que escoja, su recorrido presidencial puede ser corto o largo. Y según esta encuesta solo cabe que el PSOE confluya en el archipiélago en un pacto de progreso. Lo de entenderse con CC puede volvérsele en contra a Torres en cualquier momento.

Rafael Álvarez Gil