A cara descubierta

Y llegaron los Reyes Magos bien cargados

18/05/2018

Silvia Fernández

Los Presupuestos del Estado se han convertido realmente un carta a los Reyes Magos. Pide y se te concederá; bueno, claro, siempre y cuando el peticionario sea un partido clave en la negociación para que las Cuentas salgan adelante. Primero fueron los pensionistas, que gracias al PNV y su habilidad negociadora lograron arrancar al Gobierno una subida generalizada de las pensiones para este año y el que viene.

De repente aquello a lo que Rajoy se había negado por activa y por pasiva porque no había dinero y era imposible... fue posible. Como por arte de magia. Está claro que de algún otro sitio saldrán los más de 3.000 millones de euros para 2018 y 2019. Montoro ha dicho que se cubrirá con el nuevo impuesto que se va a crear sobre las tecnológicas, lo que ha dado en llamarse la tasa Google. Por esta vía se prevén recaudar 600 millones anuales y quedan otros tantos.

El segundo cambio de posicionamiento del Gobierno a cuenta de la negociación presupuestaria gira en torno a Cataluña y la aplicación del artículo 155. Hace algo más de un mes el PNV advertía que su apoyo a los Presupuestos estaba condicionado a su derogación. Dicho y hecho. En las últimas semanas Rajoy se ha mostrado mucho más relajado y dialogante en este asunto. Ha permitido la elección de Quim Torra como presidente de la Generalitat pese al odio manifiesto que tiene a todo lo que suena español; se ha tragado la escenificación en Berlín, con Puigdemont, que copresidirá Cataluña en una situación anómala y ha permitido que tome posesión ignorando al Rey y a la Constitución. Demasiados sapos está tragando Rajoy y todo por sacar adelante los Presupuestos.

El tercer capítulo se produjo ayer, cuando los examinadores de Tráfico consiguieron su peleado alza salarial gracias a Ciudadanos. El Gobierno lleva diez años desoyendo al colectivo y no le hizo caso ante la bestial huelga del año pasado, que provocó perdidas de más de 40 millones de euros a las autoescuelas y dejó a miles de personas sin examen. A esto hay que sumar el bienvenido 75% de descuento aéreo, entre otras cosas, que nos acerca un poco más al continente. Y siguen llegando los regalos. Pese a lo positivo no creo que la fórmula de dar por votos sea la adecuada.