Vuelve Sánchez

Los hechos valen más que las imágenes del presidente en La Palma

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

Después de escuchar ayer pitos, abucheos y algún insulto cuando fue visto en el desfile militar en pleno centro de Madrid, Pedro Sánchez hará acto de presencia hoy nuevamente en la isla de La Palma. El jefe del Ejecutivo mantiene así el contacto directo ante la crisis que vive la Isla Bonita como consecuencia de una erupción volcánica que va camino de su primer mes y con unos daños todavía por definir porque las diferentes coladas de lavas siguen con la destrucción de todo lo que encuentran por delante.

Se agradece la sensibilidad presidencial, no exenta también de una estrategia de cercanía a los problemas que no existía hasta hace bien poco. Tras los cambios en el Consejo de Ministros y después de ver en las encuesta las orejas al lobo de una derrota de la izquierda y una mayoría absoluta del bloque conformado por Partido Popular y Vox, Sánchez ha decidido salir de la burbuja que es La Moncloa y recorrer el país allí donde pueda dar consuelo. Insisto:es un gesto que hay que reconocer, pues si no hubiese aparecido, estaríamos echando en falta su apoyo, aunque fuera simbólico, a los hombres y mujeres de La Palma.

Ahora bien, lo que se espera que es que el Gobierno sea ágil en la materialización de las ayudas y que estas lleguen a los afectados, que no son solo quienes han perdido sus viviendas y sus fincas, sino toda la economía de La Palma. La presencia de varios ministerios en la respuesta es aleccionadora, pero solo será útil si hay mando en plaza. Porque La Palma no puede sola con esta crisis y La Palma no puede sentirse sola. Como tampoco la burocracia debe ser un obstáculo: no cabe una sola demora, no cabe un día perdido... porque estamos hablando de gente que lo ha perdido todo y de una isla que no puede quedarse con el mensaje de que se la abandona a su suerte.

Estamos todavía en la fase de emergencia y toca ir resolviendo las sorpresas que depara el volcán, pero el tiempo pasa y hay también que hacer llegar a los afectados que las soluciones para ellos, y para la isla en su conjunto, se empiezan a poner sobre la mesa y se hacen realidad. Aunque sean simbólicas.

Si Sánchez está convencido de que su presencia libera trabas, perfecto, pero en esto los hechos valen más que las imágenes del presidente en La Palma. Cuando se gobierna, no hay mayor prueba de compromiso y sensibilidad que el Boletín Oficial del Estado. Yahí La Palma debería aparecer un día sí y otro también.