Mi punto de vista

Una 20ª edición de sangre, sudor y lágrimas

25/02/2019
ETIQUETAS:

La Transgrancanaria y el espectáculo ofrecido por Manny Manuel sobre el escenario del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria fue lo más comentado ayer en redacción. Y me hizo reflexionar una cuestión que debe producir sonrojo.

Ayer finalizó una semana intensa y llena de emoción. La Transgrancanaria cerró de manera brillante la 20ª edición y sigue en la cúspide de las ultras a nivel mundial. Pero el camino para llegar hasta aquí no ha sido fácil y Arista Eventos, empresa organizadora de la prueba, ha tenido que sortear muchos obstáculos, y es que cuando se aproxima el evento hay alguno que intenta imponer su ley moviendo hilos para erigirse en el dueño del cercado, cuando en realidad esta carrera ha elevado año a año su listón por la profesionalidad desempeñada por los verdaderos artífices de todo esto.

Mayo se acerca y lo sucedido en estas últimas semanas debe saberse. Las instituciones deben estar para apoyar a los eventos que mayor repercusión tengan en la isla, con un seguimiento del mismo, pero nunca para organizar o ponerse la máscara de rey del mambo.

Los responsables políticos están mirando hacia otro lado. Poniendo parches y vendas, y tapando agujeros con alquitrán o con cemento. Pero es el momento de reflexionar y que todos, sí todos, sepan qué sucede en torno a una prueba que sitúa a la isla de Gran Canaria en el escaparate internacional.

Este año la temática de la Transgrancanaria fue el carnaval. El trail promocionó también una de nuestras fiestas más singulares, pero volviendo a lo sucedido ayer con el cantante Manny Manuel me pregunto una cosa. Si el caché de este artista es de 31.000 euros es para que a más de uno le produzca sonrojo la subvención que le otorgan a la ultra grancanaria.

Si Manny Manuel tiene un caché de 31.000 euros, la subvención que recibe la ‘Trans’ debe producir sonrojo.

Ayer en la entrega de premios solo acudió Marco Aurelio Pérez, alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Alfredo Gonçalves, gerente del Instituto Insular de Deportes, y Ángel López, asesor de la consejería de Turismo del Cabildo de Gran Canaria.

Días previos se produjo una pasarela de atletismo. El objetivo era pasear junto a Raúl Chapado, presidente de la Real Federación Española de Atletismo, de aquí para allá, como si fuesen a descubrir la pólvora del atletismo en la isla. El verdadero motivo del viaje de Chapado a Gran Canaria no fue conocer de primera mano la situación de este deporte en la isla, ni la celebración de la Transgrancanaria, que acudió para las habituales fotos, sino para intentar que el IID salde una deuda que mantiene aún con la RFEA con motivo de la Copa de Europa de Lanzamientos. No lo digo yo. Lo manifestó el propio Chapado, en una entrevista que leerán pronto.

«La Transgrancanaria se ha situado a base de un enorme sacrificio y profesionalidad en la cúspide de las ultras a nivel mundial. Pero ese camino no está siendo fácil. Las intituciones están para apoyar, pero no para organizar»

La Transgrancanaria sigue avanzando. Ya piensa en 2020, espera incrementar el número de extranjeros y de corredores de otras latitudes, pero deben volcarse en el aumento de canarios en sus listas, algo que debe ir vinculado a lo expuesto con anterioridad. Ya no miremos a Manny Manuel, pero si para el Gran Canaria Maratón se aportan más de 200.000 euros. Echen cálculos.

Gran Canaria ha vivido una semana intensa de trail. Las Canteras vibró, ExpoMeloneras se emocionó y los participantes pusieron alma y pasión.