Del director

Tres apuntes para cerrar la semana

08/11/2019

Gerentes por concurso. Por iniciativa de la Consejería de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias, se inicia el proceso para que los gerentes de organismos autonómicos sean elegidos por concurso. Acabarán así las suspicacias en torno a unos cargos de libre designación, un sistema que había convertido esos puestos en otro escalón donde los partidos colocaban a los suyos al margen de los méritos. La lista de ejemplo es casi interminable. Es el principio de un caminar que algún deberá incluir que, tanto en el ámbito estatal como en el autonómico y el local, determinados cargos no solo sean por concurso, sino que pasen un examen previo por parte de los legisladores, como sucede en Estados Unidos.

«El tramo final llega marcado por los nervios ante la posibilidad de que Vox sea la gran sorpresa»

Nervios en el último minuto. El tramo final de la campaña llega marcado por los nervios que parece que le han entrado a los grandes partidos de ámbito estatal por la posibilidad de que Vox sea la gran sorpresa y se convierta en tercera fuerza política, tanto en votos como en escaños. Los que ahora se tientan la ropa por esa posibilidad son en gran medida corresponsables de ese fenómeno, si es que finalmente se confirma. Unos por alentar el fortalecimiento de la extrema derecha y otros dejar que ese espacio gane en votos a costa del centro y el espacio conservador más tradicional.

Aniversario de la reunificación. Se cumplen treinta años de la caída del muro de Berlín. Algunos brindamos aquel día con cava, mientras mirábamos alelados en la televisión cómo se producía de manera pacífica una reunificación alemana que parecía casi imposible. Desde el minuto uno estaba claro que Alemania tenía condiciones para marcar el paso al resto de la Europa que aspiraba a ser un espacio de unidad y así fue. Otra cosa es que con el paso del tiempo esa fortaleza germana y ese exceso de peso político y económico haya derivado en un sentimiento de rechazo por parte de los ciudadanos de otros países. En ese sentido, las culpas habría que compartirlas en gran medida con las instituciones comunitarias, incapaces como han sido de fijar una senda coherente para la consolidación de su proyecto. Pero lo de los alemanes es digno de que nos quitemos el sombrero. Porque con el muro cayó, a fin de cuentas, el Telón de Acero y se puso fin en gran medida a la Guerra Fría. Ahora que vuelven vientos gélidos a la política internacional, no está de más mirarse en aquel espejo para no repetir errores.