Tres apuntes para abrir la semana

De momento toca disfrutar de la victoria de la UD Las Palmas

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

Encuentro en Zarzuela. Rey hijo y rey padre se ven las caras hoy, salvo cambio de guion de última hora, en palacio. Teóricamente no habrá constancia gráfica y nadie contará lo hablado, pero estando por medio el emérito, todo es posible. Sobre todo después de ver cómo el día que llegó para las regatas había en el asiento trasero del coche una persona grabando la escena con un teléfono móvil, imágenes que fueron regaladas a un programa de corazón de Telecinco. Después de casi dos años de exilio, la estancia de don Juan Carlos en Galicia ha enseñado a un emérito que no quiere pasar desapercibido, que es feliz oyendo cómo lo vitorean y acercándose a sus nietos, esos que teóricamente no entran en palacio. La conclusión es clara: Felipe VI tiene un problema mayúsculo y le toca resolverlo. Juan Carlos I no quiere ser Benedicto XVI, recluido y sin dejarse ver, pero lo cierto es que en la práctica solo puede haber un Papa y también solo una persona ejerciendo el reinado.

Las mascarillas y los tiempos parlamentarios. El orden del día del pleno que arranca mañana en el Parlamento incluye una comparecencia del consejero de Sanidad, Blas Trujillo, para informar del caso de las mascarillas que destapó este periódico. Se trata de una comparecencia a petición de Coalición Canaria, donde seguramente Blas Trujillo repetirá el discurso que expuso la pasada semana en comisión parlamentaria. No han pasado tantos días entre una y otra cita como para que Sanidad tenga novedades que aportar, y menos con la Fiscalía ya actuando. Son las cosas de los tiempos parlamentarios, con una dinámica que en ocasiones invita al ciudadano que sigue las sesiones a preguntarse si sus señorías son conscientes de que parecen hacer todo lo posible para abonar el desinterés de los ciudadanos. Y miren si es interesante o no saber qué pasó con los cuatro millones pagados por adelantado a cambio de unas mascarillas que nunca se entregaron.

Tres puntos de oro. Balones al suelo, que todavía hace falta un punto en El Molinón el domingo ante el Sporting. Pero de momento toca disfrutar de la victoria de la Unión Deportiva Las Palmas, en un partido que no fue fácil, ante un rival de altura, y donde el equipo demostró que no solo sabe tener la posesión del balón, sino también confianza en sus posibilidades. Después está lo otro, lo de ese genio del balompié que es Viera, que se sacó de la manga un gol que combina talento, chispa, fuerza y osadía. Casi nada.