Un martes cualquiera

Tenemos que sacar pecho

07/04/2020
ETIQUETAS:

¿Y si sacamos pecho? Oye, que llevamos 24 días encerrados y nadie nos había preparado para esto. Que tres días antes de la alarma lo que más nos preocupaba (al menos a mis amigos y a mi) era si nos íbamos a quedar sin carnavales del sur. Y aquí estamos, dando la cara. Primero nos dijeron que serían dos semanas y ya sabemos que estaremos así mínimo un mes y medio, más las nuevas prórrogas que vendrán...

Y aquí seguimos, cumpliendo. Los agricultores, trabajando la tierra aunque son conscientes de que sin el turismo tendrán que tirar casi toda la cosecha. El personal sanitario, salvando vidas, como siempre. Pero ahora también dando el calor que corresponde a los familiares, alejados forzosamente de sus seres queridos mientras muchos de ellos dan su último aliento de vida en soledad. Ni despedirse pueden. No, no estábamos preparados para esto.

«Debemos sentirnos orgullosos de estar superando un reto, nosotros, cada vecino, para el que nadie nos había preparado»

Esos autónomos que no ingresan, esos pequeños negocios que poco a poco se hunden y con ellos todo el esfuerzo, el dinero y los sueños invertidos por sus valientes emprendedores. Esas parejas obligadas a vivir su amor a distancia, esos alumnos que ven cortados sus progresos académicos, esos empleados que dependían de trabajos esporádicos limpiando casas, haciendo arreglos o cuidando de mayores. Esas prostitutas a las que nadie ayuda...

Podría seguir varias páginas más si quisiera enumerar a a todos los afectados, pero creo que así ya nos hacemos una idea. Otros hubiesen tirado la toalla, sin embargo nosotros no. Seguimos en casa, cumpliendo. Da igual las circunstancias. Si hasta hacemos memes de los cuatro tontos que se saltan el confinamiento y utilizamos el humor para superar las adversidades. Cuando nos ponen al límite somos la leche.

Por eso, si el presidente de la OMS se impresiona con «el heroísmo de los trabajadores que están en primera línea, la solidaridad de la gente y las medidas audaces, enfoques innovadores y decisiones valientes» de nuestro Gobierno, tenemos que sacar pecho. Cuando vemos que la curva se aplana, que le ganamos la guerra al virus, a las fake news y a los malnacidos que quieren hacer negocio de nuestro dolor, tenemos que sacar pecho. Y cuando hayamos superado este reto, el mayor de nuestras vidas, piensen lo que habrá que hacer entonces... Sacar pecho, eso como mínimo.