Mi punto de vista

Siempre a la carrera

Por mucho que intenten justificarlo, lo que está sucediendo no es normal. Faltan solo 45 días para la celebración del Gran Canaria Maratón y 37 días para el cierre de inscripciones y aún el dispositivo no se ha puesto en marcha, porque se sigue a la espera de presentar el circuito definitivo con todos sus permisos.

El que espera desespera y lo que está ocurriendo merece un análisis profundo. Los años pasan y el maratón no termina de alcanzar una velocidad de crucero lógica y coherente. El pasado año, y tras ocho ediciones, se pasó por primera vez de los 1.000 maratonianos en cruzar la línea de meta, en concreto 1.046 finisher. Y para el próximo 21 de enero, y cumpliendo con las bases del concurso público, la UTE debe garantizar la presencia de 2.000 maratonianos, ya que si no habría penalización.

«Quedan 45 días para el Gran Canaria Maratón y se sigue esperando por el circuito»

El camino no ha sido fácil y no le están poniendo una alfombra roja, sino todo lo contrario. Parecía que la edición pasada podría ser un punto de inflexión, ya que continuar con un maratón con menos de 800 participantes no tenía visión de futuro. Durante años el empeño en lo mismo, no poniendo toda la carne en el asador en la prueba que da nombre al evento, y maquillando con cifras la verdadera realidad no era el camino adecuado. Cada año el Gran Canaria Maratón finalizaba y pasaban meses de zozobra, esperando por un futuro incierto. Por primera vez, la inscripción se abrió de inmediato pero ese camino ganado se ha visto truncado con las dificultades que presenta y presentará para próximas ediciones la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria con la obra de la MetroGuagua.

Lo que está claro es el camino que queda por venir. Tranquilos, no soy pitoniso. Pero se debe acelerar la presentación del recorrido -esta semana con los días de fiesta y un viaje incluido es improbable- y los próximos días serán vitales. A raíz de ahí comenzará un bombardeo incesante de acciones en torno a la prueba, con cartel de atletas de élite que vendrán a la isla, tanto masculinos como femeninos, con la intención de batir los mejores registros, presentaciones de carreras paralelas, noticias de acuerdos para el desplazamiento de los corredores, etc. Y lo mejor es que todo lo sucedido hasta el día de hoy pasará a segundo plano y harán desde el IID las cuentas de la lechera para sumar caminantes, niños, las tres modalidades y hasta los voluntarios para hablar de éxito. Pero espero que los árboles no impidan ver el verdadero bosque.