Imagen de la película 'Todos los hombres del presidente'. / c7

Desde mi sofá

'Papel'

Los periódicos de ahora, en todos los sentidos, son muy distintos a los de hace diez o quince años. Para bien o para mal.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

El desarrollo tecnológico ha convertido el periodismo escrito en otra cosa. Los periódicos, en todos los sentidos, son muy distintos ahora a los de hace diez años. Ni que decir tiene si echamos la vista aún más atrás y nos situamos en los años noventa o en los comienzos del nuevo siglo.

Se informa de otra manera, alguno de los principios básicos y grabados a fuego que se aprendían en las facultades de periodismo y comunicación se han convertido para muchos, no todos, en ecos de un pasado lejano. No es una cuestión de rasgarse las vestiduras. O sí. Cada profesional del gremio tendrá su visión. Pero comparto en gran medida la que vuelca Jesús Ruiz Mantilla en su novela 'Papel' (Galaxia Gutenberg), donde apuesta por relatar el camino hacia una destrucción total que aún se puede evitar, aunque cómo lograrlo no esté muy claro ni al alcance de la mano de los profesionales de a pie. Ni aunque apostemos por aquello de «todos a una como en Fuenveovejuna».

En su libro, este veterano periodista de cultura del periódico 'El País' monta una ficción inspirada en hechos reales y en otros ficcionados. Las referencias a situaciones y personas concretas son en ocasiones veladas y en otras muy claras. Y es que Ruiz Mantilla no deja pasar el momento de saldar cuentas pendientes y lavar en público vergüenzas individuales y otras colectivas. Los que no han pisado jamás una redacción descubrirán su mundo con 'Papel'. Y los que saben lo que ahí se cuece por oídas o por experiencia propia se verán reflejados y tendrán la oportunidad de nuevo de pensar si estamos ante una reinvención del oficio o asistimos a su destrucción.