Desde mi sofá

'Las palabras justas'

Milena Busquets tiene un problema. Se titula 'También esto pasará' (Anagrama), una novela con la que logró un éxito mayúsculo, justificado.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

En las cosas simples, cotidianas y muchas veces banales se suelen camuflar reflexiones y circunstancias con peso y cierto valor. En ocasiones, evidentemente, lo trivial no deja de ser trivial e intrascendente. 'Las palabras justas' (Anagrama) se ajusta como un guante hecho a medida a la primera categoría. Este breve libro, un diario personal de la escritora Milena Busquets parece que no cuenta nada que realmente valga la pena. Salvo para ella. Pero, a medida que se avanza en su lectura, ese relato de su día a día trasciende y desvela algunas reflexiones y situaciones significativas y con las que muchos se van a ver identificados.

Por gustos me quedo sobre todo con las pinceladas y en ocasiones dardos que lanza la escritora hacia su propio oficio, sobre cuestiones literarias concretas y sobre la decadencia de una Barcelona que ama y que conoce al dedillo. Su vida privada, sinceramente, me interesa menos, pero también es cierto que su forma de narrarla, simple, al grano y sin florituras, consigue no solo que sea llevadera su lectura, sino incluso atractiva por momentos.

Milena Busquets tiene un problema. Se titula 'También esto pasará' (Anagrama), una novela con la que logró un éxito mayúsculo, justificado, y que hace que todo lo que ha escrito y escriba en un futuro se le comparará. Y que ese nuevo libro o escrito salga ganador es harto complicado. 'Las palabras justas' está a años luz de la novela mencionada. La escritora lo sabe y no ha querido repetir la fórmula, sino presentar otra cosa. Tal y como hizo también con su novela 'Gema' y con 'Hombres elegantes y otros artículos'.