Sede del TSJCV. / C7

Oftalmóloga adventista

«Importante, la Justicia no siempre es lenta, lentísima, hasta aburrir a Job»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

El Tribunal Superior de Justicia de Comunidad Valenciana (TSJCV) ha estimado la medida cautelar solicitada por una opositora a una plaza de Oftalmología, acordando con ello que se le retrase unas horas un examen previsto para este sábado 28 de mayo, por su fe adventista. La prueba, en consecuencia, se hará «en horario no coincidente con el sábado religioso». O sea, el mismo día de la convocatoria, pero a partir de la puesta de sol, según nota de prensa dada a conocer por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a mediados de la pasada semana.

La decisión ofrece varias lecturas contrapuestas. Una primera, importante, la Justicia no siempre es lenta, lentísima, hasta aburrir a Job. Una segunda, los derechos de las personas pueden perfectamente tener encaje con los derechos generales. Una tercera, resulta que la decisión tiene matices, pues la opositora deberá estar antes del mediodía en el lugar de la convocatoria, quedando obligada a permanecer confinada e incomunicada hasta entrada la noche; de manera que el encaje de lo personal con lo global tendrá desarrollo a costa de que la examinada sufra un desgaste previo a la prueba de cierta magnitud.

Y al menos considero que hay una cuarta lectura con relevancia. Cuando la galena obtenga la plaza, ¿qué disposición tendrá esta oftalmóloga cuando sea llamada a ser parte esencial en alguna intervención urgente en una tarde de sábado? Y aquí abro otro posible debate. Bien podría acontecer que lograra una dispensa para librar todos los sextos días de la semana. De resultar por la vía de la negociación, miel sobre hojuelas, siempre que el resto de facultativos se muestre conforme. Pero cabe contemplar también una nueva solución judicial. Y llegado el caso, para los que tienen en sus equipos de fútbol del alma el máximo apego, menudo melón se abriría.