Un martes cualquiera

No es periodismo, es basura

18/02/2020
ETIQUETAS:

No lo llames periodismo, es sólo basura». Este tuit me lo encontré por casualidad navegando por las redes y no puedo estar más de acuerdo. Porque a la publicación firmada por Rubén Sánchez, un periodista sevillano, le venía acompañada una captura de la noticia de Eduardo Inda en la que desvelaba que Irene Moreno tiene oculto en su currículum que trabajó en una cadena de electrodomésticos. Una información con la que el director de Okdiario pretendía atacar a la de Podemos. Porque para Inda, así como para la gente que defiende, encubre y blanquea en su sesgado portal web, ese tipo de empleos no casa con la sofisticación que debe tener un alto cargo en el Gobierno de su amado país.

«Que Inda considere noticia el hecho de que Montero no haya puesto en su currículum que trabajó como cajera es una forma de denigrar nuestra profesión»

La noticia no es que Abascal no haya dado un palo en su vida o que Casado se invente su máster. Según Inda, lo curioso y denigrante es que toda una ministra de Igualdad haya podido trabajar de cajera y piense que por vergüenza lo está escondiendo. Para hacerle entender que no era así, la propia Montero dio todos los detalles de esa vida laboral pasada de la que no solo ella, sino muchos españoles se sienten orgullosos. «Parece que a algunos señores les molesta que una cajera de supermercado, hija de un mozo de mudanza y de una maestra de escuela, pueda ser ministra», fue su respuesta. Chapó. Además, para el que no conociera su historia, la contó al completo. Pero seguramente a Okdiario no le interese publicar los detalles sobre las matrículas de honor que sacó en la carrera y en el máster mientras que, como millones de españoles, costeaba sus estudios con su curro en el Saturn de San Sebastián de los Reyes.

Es probable que la propia inexperiencia de Inda le haga desconocer que la gente corriente no pone toda su vida laboral en su currículum, sino los datos de interés para el puesto al que opta. Su noticia, con la que pretendía seguir alimentando su imaginaria figura de acicate de la izquierda, se le volvió en contra con miles de reacciones evidenciando que Irene había ganado muchos adeptos una vez conocido su pasado humilde y sacrificado. Pensar que no mostrar sus antecedentes como cajera pudiera ser por vergüenza, cuando esta mujer lleva demostrando desde que es un personaje público el orgullo que siente por sus orígenes y su apoyo incondicional a la clase obrera, fue una torpeza que solo el que no tiene nada y aún así quiere desacreditar puede cometer.

El periodismo de Inda, si es que se puede llamar así, -yo prefiero basura, el término que utilizó Rubén Sánchez- no representa a nuestro gremio. En cambio, Irene Montero si que es un orgullo para todos aquellos que se desviven trabajando para pagarse una carrera y no tener que mentir en su currículum en el futuro. Lo grave es poner más proezas de las que tienes, y no obviar otras que no vienen a cuento. Pero se ve que a veces es inevitable escribir sandeces cuando tus dedos se mueven por la rabia del que no soporta que personas con pasado y ascendencia humildes gobiernen el país.