Tribuna libre

Los héroes también batallan desde casa

30/03/2020

Sin lugar a dudas, nos encontramos ante uno de los mayores desafíos de la historia reciente de nuestro país. Estas últimas semanas nos hemos visto envueltos en una situación excepcional que nos afecta a todas las personas y que, de alguna u otra forma, ha puesto patas arriba nuestra vida diaria.

Han transcurrido ya quince días desde la proclamación del estado de alarma. Quince largos días, días excepcionales, en los que la evolución de la pandemia ha obligado a las autoridades a poner en marcha medidas excepcionales, y extremadamente duras, para intentar minimizar su expansión y proteger a la población. Estas nuevas pautas han afectado progresivamente a la capacidad de desplazamiento de la población, generando, en muchos casos, incertidumbre, desconcierto y desasosiego.

Como senador por el PSOE en la Cámara Alta y representante político de los canarios soy consciente de que, tomar una medida tan drástica como el confinamiento de la población, no es una decisión fácil. No obstante, durante estos meses, en los que hemos visto cómo muchos países de nuestro entorno pasaban por esta misma situación, hemos podido comprobar que la única opción efectiva, la única vacuna eficaz, ha sido el aislamiento social y el confinamiento del grueso de la población en sus hogares.

Tenemos como ejemplo claro a China, una de las grandes potencias mundiales, y principal foco del virus, que tras duros meses de restricciones y de aislamiento social, por fin ha conseguido ver la luz al final del túnel, y constatar una importante reducción del número de casos locales.

En España, el Ejecutivo central liderado por Pedro Sánchez, a través de sus ministerios delegados, está haciendo todo lo que está de su mano para que esta situación dure lo menos posible, tomando medidas que ahora nos parecerán duras, pero que estoy seguro servirán para que esta agonía finalice lo antes posible.

Ahora mismo, necesitamos de un bien muy preciado, que pocas veces valoramos y tenemos en cuenta: el tiempo. Es este el que permitirá que nuestro sistema de salud se adapte a esta realidad y pueda hacer frente al aumento de la demanda asistencial. También será el tiempo el que permita que los investigadores encuentren la vacuna eficaz que nos proteja.

En esta gran lucha, la victoria depende de cada uno de nosotros. Desde casa también podemos convertirnos en verdaderos héroes, protegiéndonos a nosotros mismos, para así proteger a todos los que nos rodean, a nuestra familia, a nuestros amigos, a nuestros compañeros de trabajo...

Debemos evitar los desplazamientos innecesarios, y limitarlos a aquellos que tenemos que realizar por causa de fuerza mayor. No debemos preocuparnos de nada más, sino de ser responsables y colaborar para que, juntos, podamos salir de esta situación.

Solo con unidad, paciencia y responsabilidad superaremos esta emergencia, y estoy seguro de que lo conseguiremos antes y con los menores daños sociales y económicos posibles si lo hacemos unidos y cumpliendo de forma individual con nuestro deber.