Frecuencia Modulada

Llega la traca final

16/04/2018

Pecamos de dejar todo para el último momento. Consciente o inconscientemente, tendemos a buscar excusas para que el implacable reloj cabalgue al borde del precipicio. Miras a un lado, remoloneas alrededor del problema y entran las prisas cuando la caída del sol anuncia el final de la legislatura. «Enciende la mecha», ordenan nuestros gestores públicos cuando caen en la cuenta de que las elecciones autonómicas, locales y europeas están a poco más de un año. Llega la traca final.

«Las migajas de las obras del Fdcan también empieza a llover por los 88 municipios»

Todos los analistas políticos auguran que en esta ocasión, el fin de fiesta será especialmente luminoso porque todos los partidos han hecho un importante acopio de pólvora. Los resultados de las encuestas prometen un panorama muy abierto en Canarias en los comicios de mayo de 2019, con lo que cualquier resplandor que arranque aplausos mediáticos puede incrementar las papeletas en las urnas.

Ese intento de apurar los resultados para que perduren en la retina del votante explica que los deberes de enjundia que el archipiélago se marcó para esta legislatura vayan a resolverse en los próximos meses. No es casualidad que la reforma del Estatuto de Autonomía y el cambio de sistema electoral que incluye estén aún en veremos, como tampoco parece un accidente que el nuevo REF económico espere aún por la creación de la ponencia en el Congreso.

Ese mismo retraso bien medido sufre la firma del próximo convenio de Carreteras con el Estado. El acuerdo está trillado entre Fomento y Obras Públicas pero el Gobierno de Rajoy lo ralentiza como moneda de cambio para la aprobación de los presupuestos. ¿Para qué gastar voladores ahora si el próximo año tendrá que pasar por Canarias el tradicional rosario de ministros a vender sus logros?

Las migajas de las obras del Fdcan también están a punto de empezar a llover por los 88 municipios canarios como maná celestial que el Ejecutivo de Clavijo distribuye en forma de pequeñas obras. Una rotonda aquí, un aparcamiento allá... los frutos de los 160 millones del ITE maduran en el momento justo.

No es nuevo. En política todo está inventado y, de hecho, la ley electoral prohibe que los fuegos artificiales estallen tres meses antes de la cita electoral. Queda por ver si el público seguirá asistiendo al espectáculo con la boca abierta. A la memoria también le gusta dejarlo todo para el último momento.