La ilegalidad de Puigdemont

Editorial -
EDITORIAL - Las Palmas de Gran Canaria

Durante la vista para examinar el recurso de Carles Puigdemont contra el levantamiento de su inmunidad como europarlamentario, el abogado del Parlamento Europeo admitió que el expresidente de la Generalitat accedió a su escaño «probablemente» de manera ilegal. Este insólito y tardío reconocimiento de la institución arroja más interrogantes y sospechas sobre la permisividad y condescendencia con que ha sido tratado el principal responsable del intento de secesión ilegal de Cataluña en 2017. El trato extremadamente abierto que la Eurocámara ha dispensado al político independentista fugado de la justicia ha dejado impotentes a los magistrados españoles durante meses y a Carles Puigdemont le ha permitido pasearse por Europa difundiendo su victimismo y el relato tergiversador de los acontecimientos de la fallida proclamación de la república de Cataluña. Pese a la iniciativa del Ejecutivo de Sánchez de suprimir del Código Penal el delito de sedición del que está acusado Puigdemont, ni el Gobierno ni la justicia española y europea pueden aceptar la irregular situación del fugado y deben poner fin al desafío a la legalidad de Puigdemont y sus compañeros Comín y Ponsatí.