La identidad de la cantera

«Se imaginan durante años y años a una UD sin canteranos. Eso pasa en el CB Gran Canaria»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

Hace unas semanas, en esta misma columna semanal, hablé de la situación actual del Club Baloncesto Gran Canaria con el cambio de presidente e hice especial mención a la prácticamente nula representación de jugadores canarios en el primer equipo en los últimos años, muchos de ellos lo hacían de manera casi testimonial por cuestión de cupos. Alguno se molestó, pero a horas de que empiece una nueva temporada en la ACB comprobamos cómo el club que representa a Gran Canaria en la élite del baloncesto español se ha convertido en un ir y venir de jugadores, en su gran mayoría extranjeros, que luchan con la intención de dejar al club amarillo lo más arriba posible en la clasificación sin que exista un arraigo con lo local.

Ante esta situación siempre me hago la misma pregunta. ¿Ustedes se imaginan a una Unión Deportiva Las Palmas durante quince o veinte años sin ningún jugador canario con peso específico en sus filas? Sería algo inadmisible. Los ríos de tinta que eso provocaría serían inmensos, pero con la situación del CB Gran Canaria nadie habla, nadie protesta.

No me gustan las comparaciones con otros clubes, pero aquí con el deporte siempre se ha tenido, da igual la disciplina deportiva de la que se hable, un sentimiento de arraigo con lo nuestro, con el joven o la joven que llega a lo más alto desde la base y esto en baloncesto no se produce. ¿Por qué? Lo que está claro es que la fórmula no funciona.

Afrontamos una nueva ACB con Inglis, Stevic, Shurna, Benite, Brussino, Slaughter, Mutaf, Albicy, etc. Y sin Rodríguez, Pérez, Santana, Morales, Guerra o Hernández. Y para incidir más en el tema, como jugadores de formación, los llamados en la ACB como los JFL, tenemos a Diop, Balcerowski, Kljajic, Salvó y Bassas. Se entiende como jugador de formación en la liga de baloncesto a todo aquel jugador comunitario o asimilado que se ha formado deportivamente en España. Si ese jugador entre su segundo año de categoría infantil (13 a 14 años) y su segundo año de categoría senior (19 a 20 años) -ambos inclusive- ha estado inscrito con cualquier club afiliado a la FEB en un período, continuado o no, de 3 temporadas, ya puede ocupar esta plaza de formación y cubrir los cupos. El Gran Canaria se ha dedicado a mirar hacia afuera, trayendo chicos de todas partes, pero de Canarias no sale absolutamente nadie.

Cambiar esta dinámica podría ser un soplo de aire fresco a una dinámica de trabajo que empieza a caducar.