Helicóptero medicalizado. . / JAVIER MELIÁN-ACFI PRESS

Helicópteros medicalizados

«Raro es el día en que no se da al menos un traslado, con un protocolo que tiene como punto de partida el desplazamiento desde Gran Canaria de una aeronave medicalizada»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Entre Lanzarote, La Graciosa y Fuerteventura somos unos 300.000 residentes. Si sumamos a los turistas, en condiciones normales, igual nos ponemos en nada menos que 400.000 almas bajo el mismo cielo. Pese a tratarse de números apreciables, los servicios sanitarios no siempre son comparables a los que se prestan en las islas capitalinas, de modo que en muchos casos extremos resultan cotidianas las evacuaciones urgentes.

Raro es el día en que no se da al menos un traslado, con un protocolo que tiene como punto de partida el desplazamiento desde Gran Canaria de una aeronave medicalizada, normalmente un helicóptero. Pasa con víctimas de accidentes de tráfico, con profesionales que han sufrido un percance laboral extremo y con pacientes afectados por dolencias coronarias severas, entre otros. Sé de primera mano cómo funciona el servicio. Y reconozco que se padece con angustia, con mucha angustia, el tiempo de espera.

Por lo expuesto, es de agradecer que se haya decidido establecer la presencia permanente de un helicóptero para las islas orientales, si bien modestamente considero que no debería quedar así la situación. De inicio, las autoridades sanitarias han decidido que tenga base en territorio majorero, de modo que para La Graciosa y Lanzarote, el principal avance será que se recortará en 10 o 15 minutos el tiempo de espera por la asistencia; pero manteniéndose plena la incertidumbre de que se continuará a expensas de las activaciones con origen en otra isla.

Así las cosas, invito a los gestores sanitarios a que no se conformen con lo decidido. Y les ruego que tengan a bien hacer números para que sea cotidiana la presencia de una aeronave medicalizada también en Lanzarote. Sería la guinda perfecta al búnker, la unidad de hemodinámica y la ampliación hospitalaria que están a poco de hacerse realidad.