Borrar
Momento en que los servicios sanitarios atienden al exlíder del PP y Vox. EFE
Que haya calma

Que haya calma

Gaumet Florido

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 14 de noviembre 2023, 23:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se hace difícil una lectura moderada y desapasionada de los convulsos momentos que vive España. Y menos aún hoy y mañana, en que se debate la posible investidura de Pedro Sánchez tras los controvertidos pactos a los que ha llegado con los partidos que previsiblemente le garantizarán su reelección como presidente. La polémica Ley de Amnistía no solo ha caído como una losa incluso entre los históricos del PSOE, sino que ha desatado una ola de malestar evidente entre una parte de la sociedad española que, sin ir más lejos, el domingo se echó a la calle en señal de protesta.

Pocas veces me ha pasado, pero estos días dos personas con las que no tengo trato alguno me sacaron como tema de conversación su rechazo a esta normativa. La gente no suele hablar de política con el primero que se le acerca.Esos temas se dejan para los de confianza, o para la familia o los compañeros de trabajo. Los ánimos, está visto, andan caldeados. Y es entendible.

Ahora bien, dicho esto, sería bueno que unos y otros bajaran el diapasón de la crispación. No hay protesta legítima si acaba en violencia, sea de izquierdas o de derechas. En estos casos, basta una chispa y todo, o casi todo, se puede venir abajo.

Tuve esa sensación el otro día, en los primeros momentos posteriores al intento de asesinato del fundador de Vox y exlíder del PP catalán, Alejo Vidal-Quadras. Jaleados por algunos medios que de manera muy alegre vincularon los disparos con un tuit suyo previo contra el pacto de Sánchez con Junts, varios tuiteros no dudaron en clamar venganza. 'Lo pagarán caro'. 'No pasarán'. Habría bastado con que alguno pasara a la acción para que, quién sabe, se desatase una ola de violencia. Que haya calma pues.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios