Comitiva grancanaria que irá a Madrid Fusión. / C7

Todo al fuego

José Luis Reina
JOSÉ LUIS REINA

Fitur ha confirmado lo que ya estaba claro: la gastronomía vive su momento de oro, también a nivel de estrategia turística y empresarial.

Ya no podemos hablar de este sector desde la visión del comensal que se siente en la mesa y disfruta con los manjares de aquí y de allá. Debemos analizarlo desde la óptica de una pata fundamental a la hora de lanzar eventos, de promocionarse en la diferentes ferias o de tratar de posicionar los productos locales en los diferentes mercados potenciales.

Tras Fitur llega Madrid Fusión, la principal feria gastronómica de España y una de las más importantes del mundo. Ahí Gran Canaria, Tenerife o Lanzarote van con todo. Cocineros, productores, personal de sala, empresarios, políticos. Todo al fuego en un escenario que al igual que la feria turística premia, y mucho, la excelencia en materia culinaria.

Decía Pedro Quevedo hace unos días que ahora gran parte de los esfuerzos de la capital grancanaria a nivel turístico pasa por consolidar e impulsar la gastronomía de la ciudad.

De hecho, a Fitur se fue de la mano de Binter y Barceló en clave gastronómica, aprovechando la conectividad de una y la excelente oferta hostelera de la otra. Ser la capital gastronómica de Canarias sería un paso de gigante para atrae a un turismo especializado, de alto poder adquisitivo y desde luego muy alejado de ese perfil de borracheras baratas y meadas en todas las esquinas.

Subirse ahora a este tren es fundamental, pues los ingredientes principales los tenemos: buen producto, buenos hoteles, buenos restaurantes y mucho turismo. El reto, buscar personal especializado.