Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 3 de diciembre
Del director

Y llegó Ayuso

Otras comunidades gobernadas por el PP se han quejado de las derivaciones

Francisco Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 23 de octubre 2023, 23:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Había tardado Isabel Díaz Ayuso en entrar en danza en el asunto migratorio y este lunes lo ha hecho como le gusta (y como sabe hacer, las cosas como son): hablando para que la entienda todo el mundo y cabalgando a lomos de la polémica.

La presidenta madrileña no solo no evita meterse en jardines ajenos, sino que lo hace sin que la inviten. Y deja huella allí donde pisa. Digamos que le gusta ser la salsa de todos los platos, a pesar de que en muchas ocasiones ande tan sobrada de especias que puede provocar indigestión en los estómagos sensibles.

Es el caso de su desembarco en el asunto migratorio. Con la habilidad que la caracteriza, ha olido la polémica y la ha llevado a su terreno. Como también ha intuido que por ahí podía Vox arañar protagonismo y ha acudido rauda y veloz a tomar la delantera.

En síntesis, Díaz Ayuso se queja de que, de repente, aparezcan en Madrid inmigrantes que llegaron de forma irregular a las costas de Canarias. Arremete contra el ministro del Interior por no avisar -ya sabemos que Marlaska y la cogobernanza son cuestiones incompatibles-, pero se queda ahí. Digo lo de se 'queda ahí' porque Díaz Ayuso no ofrece un plan alternativo, de manera que hay que concluir que daría por bueno que los miles de inmigrantes llegados a las islas continuasen en el archipiélago. Si así fuera, la población residente en El Hierro estaría al bordo de crecer exponencialmente, pero se ve que 200 inmigrantes son más visibles entre los millones de habitantes de Madrid que entre los diez mil de la Isla del Meridiano.

Antes que Díaz Ayuso, otras comunidades gobernadas por el PP se han quejado de las derivaciones. Unos lo hacen porque tienen a Vox como aliado en el Ejecutivo y otros porque el partido de Abascal les sostiene en el Parlamento. En el caso de Díaz Ayuso no es ni lo uno ni lo primero: ella lo que hace es ponerse al frente de la protesta, sabedora como es de que una frase suya se escucha más que dos del presidente valenciano o tres de la jefa del Gobierno de Extremadura. Esa es su habillidad, pero por eso mismo su responsabilidad es mayor: criticar sin ofrecer un plan b es lo fácil, pero no es lo que se espera de alguien con tan altas responsabilidades.

Ahora supongo que Alberto Núñez Feijóo se subirá al carro. No le queda otra si quiere tener larga vida política en la Villa y Corte, ese terreno donde Ayuso se sigue manejando mucho mejor que el político gallego.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios