Borrar
Directo Foro CANARIAS7 'Presente y futuro del sistema energético de Canarias'
Del director

El golpe de Page

Pontifica como lo hicieron en su día Rodriguez Ibarra o Bono

Jueves, 25 de enero 2024, 22:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Partido Socialista tiene muchos problemas pero hay uno que tiene nombre y apellidos: Emiliana García-Page. Como muestra de su estrellato, ahí va un detalle revelador: el pasado miércoles había más periodistas a su alrededor en la apertura de la Feria Internacional de Turismo, en Madrid, que los que estaban atentos a lo que pudiera decir Isabel Díaz Ayuso.

García-Page lleva tiempo actuando como un Pepito Grillo ante Moncloa y Ferraz. Ya lo hizo con Podemos, cuando Pablo Iglesia era la cara visible del partido morado, y ahora ha redoblado la apuesta ante la alianza de Pedro Sánchez con el soberanismo Catalan y con Bildu.

Afianzado en una cómoda mayoría en Castilla-La Mancha, Page pontifica como lo hicieron en su día Rodríguez Ibarra en Extremadura y Bono también en tierras castellano-manchegas. En el caso actual, esa crítica tiene más peso específico por un factor clave: el PSOE tiene muy reducido protagonismo autonómico, de manera que resulta más llamativo que uno de sus pocos barones sea más beligerante en ocasiones que el Partido Popular.

Y es tanto el daño al PSOE actual, que en Ferraz y Moncloa, que son ya la misma cosa, han optado por enseñar los dientes. Se equivocan al entrar en el cuerpo a cuerpo, pues con ello van a convertir en Page en una especie de víctima de lo que denuncia: una purga en toda regla en el partido.

Hubo un tiempo en que estas discordancias las resolvía con mano firme el secretario de Organización del partido. El barón de turno recibía una llamada al orden de quien tuviera ese cargo y todo el mundo se ponía firme. Temblando pero firmes. Pero ya no es así: bastante tiene Daniel Cerdán con estar pendiente de atender las exigencias de Junts y sentarse con ellos y el mediador internacional como para estar atento a Page y otros posibles díscolos.

Todo ello refleja un PSOE que se ha articulado de arriba hacia abajo, borrando la frontera (siempre difusa, las cosas como son) entre Moncloa y Ferraz. Pero si le ponemos al asunto algo de perspectiva, tampoco hay que sorprenderse por ello. Fue así en los tiempos en que Felipe González y Alfonso Guerra hicieron tándem y fue el propio Guerra quien sufrió en sus carnes una de las purgas que también aplicó con brazo férreo. La política, a fin de cuentas, tiene bastante de circular.

Resumiendo: al PSOE le ha nacido un forúnculo muy incómodo. Su pacto con el independentismo le pasará factura más pronto o más tarde, pero la jugada de Ferraz y Moncloa pasaba por alejar en el tiempo ese peaje. Por eso lo de Page es más grave, pues ha dinamitado esa estrategia y el daño ya está aquí.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios