Fotos reales

Esa excursión a ver al emérito no se organizó de ayer para hoy

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

Los Reyes no fueron a la Misa de Resurrección en Palma de Mallorca, a la que sí acudió doña Sofía. Ylos primos y tíos de la futura Reina de España encontraron un hueco en sus agendas para acudir a ver a don Juan Carlos en su retiro dorado. Esas pequeñas cosas que demuestran que la familia del monarca es real, pero no solo de realeza, sino que se aproxima bastante a lo que puede suceder en cada hogar.

El viaje a ver al rey emérito tiene mucho de provocación. Las fotos, todavía más, en especial cuando se suponía que el protagonismo iba a ser en estos días para Felipe VI, doña Letizia y sus hijas visitando a refugiados ucranianos. O incluso para la princesa de vuelta por vacaciones de su estancia educativa en Gales.

Esa excursión a ver al emérito no se organizó de ayer para hoy, como tampoco parece que las fotos posando juntos sean improvisadas. Suena bastante a ajuste de cuentas entre familiares, con el añadido de que quienes salen en la imagen no se dan cuenta de que el daño se lo hacen no tanto a Felipe VI, su esposa y sus hijas, como a la institución monárquica en sí. Lo digo porque salen posando con su padre y abuelo, cosa entrañable como pocas, pero se trata de un emérito que tiene una causa pendiente en una corte judicial londinense y que en España ha visto cómo sus cuitas en los tribunales se han archivado pero con sacando los colores al que fuera monarca por su comportamiento. ¿Era necesario entonces alardear de la visita? Pues sinceramente creo que no. Si de verdad quieren echar una mano a la continuidad de la monarquía parlamentaria, podrían haberse quedado con la foto para ellos.

No es menos cierto que la continuidad del emérito fuera de España es una anomalía que habrá que resolver, pero también es incuestionable que la propia Casa Real participó en esa decisión. ¿O es que alguien piensa que Pedro Sánchez sacó a don Juan Carlos a la fuerza de palacio, lo subió a un avión anestesiado y lo mandó a un exilio de oro? Exilio dorado que se sostiene con los impuestos de todos, empezando por la seguridad que lo rodea -lógica por otro lado-, como también la seguridad que rodea a las hermanas de Felipe VI y seguramente a sus hijos -los del viaje familiar-.

El que quiera consolarse, que piense en cómo está la situación en el Reino Unido, con un hijo de Isabel II pagando un dineral para archivar un escabroso asunto judicial y con la esposa de un nieto y este mismo 'exiliados' por un desencuentro familiar. Pero mal de muchos ya se sabe que no es consuelo de inteligentes.