Un martes cualquiera

‘Erauncrass’, las sonrisas no pasan de moda

10/09/2019

Cuando uno llega a la cresta de la ola y en vez de bajar, permanece en boca de todos, entra en el selecto grupo de elegidos cuya notoriedad se normaliza dentro de la sociedad. Deja de ser una moda para convertirse en una realidad. Esto lo consiguen solo unos pocos, y Erauncrass tiene este privilegio. Acérrimo seguidor de la UD Las Palmas y defensor a ultranza del acento, gastronomía, patrimonio y resto de costumbres autóctonas. Grancanario hasta la médula y con una chispa con el que ha conquistado el corazón de la gente. No tiene enemigos ni detractores, algo difícil porque la envidia, una vez alcanzada la fama, suele aflorar para desgracia de nuestra idiosincrasia. Pero esta cuenta de Twitter se ha ganado el cariño de todos sin excepción. Da rienda suelta a sus ocurrencias sin faltar el respeto, fomenta la integración con desenfado e impone el sentido común ante cualquier conato de conflicto.

«Esta cuenta de humor se ha mantenido en el tiempo, integrándose en nuestra sociedad y demostrando que Twitter puede ser maravilloso»

Humor como remedio a todos los males y el buenrrollismo como estilo de vida. Esas son sus credenciales y su forma de ver el mundo. Y lo que traslada a sus seguidores, por eso el aura que desprende es tan positiva y atrae a que el resto quiera reír con él. Justo lo contrario que los vomitivos haters y un ejemplo de que Twitter podría ser un mundo maravilloso. Y encima tiene un excelente gusto gastronómico, con el arroz a la cubana como plato predilecto. Él sí que es un buen influencer.

No ha sentido el impulso de descubrir su identidad a pesar de los años que lleva tuiteando, y de la tentación al protagonismo y la veneración que el mundo virtual le brinda constantemente. Quizá lo haga cuando se retire, si es que lo hace algún día o si, como ocurre con los artistas, la inspiración se le acaba. Ojalá que no. Ni que tampoco le aburran Twitter y sus incongruentes normas de usuario. Ya le han suspendido la cuenta más de una vez, dejándonos huérfanos por tramos -cortos, afortunadamente-. Pero él, en vez de coger lucha, como le gusta decir, ironiza y bromea. De las desgracias hace gracias.

Es normal que los usuarios se sientan especiales si reciben una solicitud de amistad de Erauncrass. El honor es inmenso. Pero la fama no se le sube a la cabeza e intenta agradecer todas las reacciones que sus geniales montajes reciben. Su entorno es el que conoce a la persona que está detrás de esta parodia. Utilizó la imagen de un entrañable aficionado amarillo que, en las inmediaciones del Insular y a la pregunta de un periodista sobre el Turu Flores, solo pudo contestar, con tan reconocible acento, que el punta era un crass. Erauncrass también lo es, y ojalá nos acompañe mucho tiempo. Porque las sonrisas nunca pasan de moda, y él es un especialista en generarlas.