Primera plana

El nacionalismo y el pacto

10/09/2019

A medida que transcurra el tiempo y la certeza de la soledad de la oposición se acentúe, CC estará dispuesta a ofrecerle la Presidencia a Nueva Canarias. Ni siquiera hace falta pensar en la reunificación, ambos pueden gobernar como lo podría hacer la extinta CiU más ERC o el PNV con otros socios nacionalistas. Ejemplos hay múltiples en estas décadas de democracia. La realidad es notoria: esta legislatura estará determinada por la problemática territorial a cuenta de Cataluña que trastocará el resto del puzle autonómico. Y esto obliga a resituarse al nacionalismo. ¿Qué piensa hacer Canarias? La propuesta del Gobierno encabezado por Ángel Víctor Torres, si es que en algún momento se materializa y se exhibe públicamente, por ahora el socialismo isleño no ha dicho nada al respecto, no pasará del federalismo que pudiera proyectar Ferraz como receta única e igualitaria. Pero la respuesta federalista es, en resumen, una uniformidad más sofisticada del hecho territorial. Un más de lo mismo que, por otra parte, tampoco contentará a Cataluña salvo que hablemos de federalismo asimétrico. ¿Estará dispuesto el PSOE si acaso en ese federalismo asimétrico incluir a Canarias? Den por hecho que ni en broma. Por lo que mantener la situación heredada solo será apuntalar al PSOE y puede que a Podemos a costa de mermar el proyecto de Nueva Canarias.

«Recordemos que la inercia institucional y la maquinaria burocrática favorece al PSOE en el archipiélago junto a Podemos si es que entra en La Moncloa a final de año»

Ante esta situación, ¿qué hará Nueva Canarias? Ayer Abc publicó una encuesta donde ya dibuja que PSOE y Podemos pueden alcanzar la mayoría absoluta el 10N y, por lo tanto, no necesitarían a los nacionalismos periféricos. Todo esto si Pedro Sánchez acepta, al fin, un Gobierno de coalición. Incluso con Ciudadanos también le bastaría. Este es el panorama nacional que ya se otea tanto en este sondeo como en otros que se han conocido en las últimas horas.

Es decir, cada vez se evidencia más que el resultado de las elecciones generales va a incidir en la viabilidad del pacto canario. De lo contrario, perderá Nueva Canarias. Recordemos que la inercia institucional y la maquinaria burocrática favorece al PSOE en el archipiélago junto a Podemos si es que entra en La Moncloa a final de año. Pero no a Nueva Canarias dado el sistema de partidos vigente con una izquierda saturada en el mercado electoral isleño. Si Nueva Canarias afianza al PSOE ante el escenario político nacional que sobreviene, a medio plazo pierde.

Torres podría, en el momento procesal oportuno, ofrecer a Nueva Canarias dos consejerías aún por crear en el diseño de la estructura para contrarrestar una moción de censura en su contra. La posición en este pacto más sutil o exótica, por decirlo de alguna forma, la tiene Nueva Canarias. Tanto puede sacarle provecho como sucumbir si no hace nada. Y estamos hablando de un tablero político que en breve se moverá al calor del 10N. En cuestión de unos pocos meses en las islas podría haber movimientos serios. Las elecciones generales lo acelerará.