Café para todos

El éxito de Saborea Lanzarote

27/11/2019

Solemos caer en la tentación de insistir con ferocidad en todo aquello que no sale bien, o que no nos gusta. Sin embargo, hacemos nulo hincapié en lo bueno, en la complejidad del éxito, en alabar un proyecto, sea público o privado.

Por eso hoy me van a permitir que escriba sobre un buen ejemplo de esto último. Tuvo lugar en Lanzarote, en la preciosa villa de Teguise, y no ha sido ninguna sorpresa, pues ya está consolido, con la dificultad que ello conlleva. Estoy hablando del Festival Enograstronómico Saborea Lanzarote, que llega a su novena edición en un estado de forma realmente envidiable.

Este evento es el mejor ejemplo de que lo público y lo privado, cuando hay buena gestión, sentido común, y ganas de hacer las cosas bien, es sinónimo de éxito.

«Saborea Lanzarote se ha convertido en el ejemplo a seguir por todos, y eso hay que decirlo bien alto»

Saborea Lanzarote se ha convertido en el ejemplo a seguir por todos, y eso hay que decirlo bien alto. Organización, potenciación del producto local, atracción de miles y miles de visitantes, motor económico alrededor de la gastronomía, formación para todo tipo de público, calidad en la selección, y ponencias de un nivel internacional.

El Congreso Internacional de Periodistas Gastronómicos, con una selecta representación de profesionales, que celebró su segunda edición, es el pistoletazo de salida a unas jornadas de ocio y disfrute que no están presentes en ningún otro punto del archipiélago.

Le confesaba una noche a Juan Betancort Coll, uno de los principales artífices de este éxito, que era un festival casi inimaginable en otras islas. Por falta de cooperación, competencias, y sentido común, principalmente. Pueden haber algunas imitaciones, pero no de ese nivel. Lo cual no es malo, porque siempre es un placer visitar Lanzarote, y esta es la mejor excusa para hacerlo.

Allí Cabildo, empresas privadas y ayuntamientos van de la mano, y han llegado a ese punto en el que ya rueda casi en solitario, a pesar del duro esfuerzo. Y en eso el consejero Ángel Vázquez también tiene mucha culpa. Para los que todavía no hayan visitado Saborea Lanzarote, no dejen de hacerlo, y verán que no exagero.

PD. Estimados cofrades de la cuchara, sigamos luchando por darle visibilidad a nuestra gastronomía, que es tan potente, que hace que nuestra pequeña patria sea gigante.