Un martes cualquiera

El 28 no podemos fallar

23/04/2019

El futuro de miles de inmigrantes que residen en España sin apenas derechos ni opción al voto, la amenaza de abolición de la ley de violencia de género, el feminismo, los presos políticos, las autonomías, el racismo, la sanidad pública, la ley de memoria histórica, el maltrato animal, la defensa del bien común, los presupuestos generales, la solidaridad con los otros pueblos, la libertad de expresión... Tanto en juego, tanto por hacer y mejorar, y el peligro de volver a retroceder. Faltan solo cinco días para una jornada que será histórica. Esa sensación de que nada cambiaba con el binomio PSOE-PP repartiéndose legislaturas como Barça y Madrid se reparten Ligas ha llegado a su fin. Gobernarán, pero no lo harán solos ni con la libertad que les gustaría. Y ahí va a estar la diferencia. Solo un pacto entre PSOE y Ciudadanos mitigaría un giro necesario desde hace décadas, pero que conlleva el grave peligro de que caiga hacia el lado equivocado. Andalucía bien lo sabe.

«En cinco días viviremos una jornada histórica en la que estarán en juego las libertades, los derechos y el futuro de todos»

PSOE y Podemos versus PP, Ciudadanos y Vox. El progreso frente a la recesión. Eso es lo que está en juego este 28 de abril. Sería dramático ver a España convertida en lo que es hoy Italia, Estados Unidos o Brasil. Que se confirme la involución con el triunfo del trío Casado-Rivera-Abascal. Sin llegar a tal extremo (Vox no tendría tanta influencia), no se habría visto nada igual desde que el franquismo destrozó a la Segunda República y sus avances. Y harán lo que sea por lograrlo. Así lo demostró la policía patriótica del comisario Villarejo y su afán por desacreditar a Podemos. Las élites mediáticas españolas hacen lo posible por torpedear un posible gobierno Sánchez-Iglesias. Sería una amenaza para la corrupción y una salida al progreso inadmisible para ellos. Si hay que usar dinero público para inventar noticias, si hay que pagar a periodistas para generar corrientes de opinión en contra de lo que moleste, se hace. ¿Verdad Inda?

Entre ayer y hoy los candidatos repetirán su ideario con dos debates consecutivos por primera vez en la historia. Sánchez pidió que se celebrasen fuera del horario infantil por los insultos que espera, mientras que el PP no atacará a Rivera para cebarse con el adversario común. Y es que la crispación es la estrategia de la derecha. Esta gente tiene asumido desde hace años que los modos ya no importan, solo el fin. Rivera va a Errentería, Abascal carga contra la prensa en Valladolid y Casado ofrece protección a las madres inmigrantes que den a sus bebés en adopción. Que la gente hable, se enfade y critique para ellos quedar como mártires en su lucha por defender a España. Pero no vamos a tragar, ¿verdad que no? No lo haremos por la convivencia, por las libertades y por los derechos de todas las personas. Da igual su color de piel, procedencia o género. El 28 de abril tenemos una cita con las urnas, con la historia. Y no podemos fallar.