Editorial

18/11/2018

CANARIAS7 distribuye este domingo entre sus lectores una publicación especial de 64 páginas que incluye los textos íntegros de las leyes orgánicas del nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias y del capítulo económico del REF, así como una disección de las principales novedades de ambas normas y las valoraciones de los principales líderes institucionales, dirigentes políticos, empresarios y profesionales. Se trata de una edición que pretende facilitar el conocimiento de dos leyes que, junto con la que actualizó el apartado fiscal del régimen especial canario, configuran la arquitectura sobre la que se asienta la configuración de las islas como “archipiélago atlántico” -así se recoge en el Estatuto-, en el marco de una España descentralizada y en la que se consolida el reconocimiento de la singularidades que derivan de la lejanía y la insularidad de Canarias.

En ambos casos son el resultado de más de una década de trabajos, tanto en sede parlamentaria como en las siempre complejas negociaciones entre los gobiernos central y canario. Y también en ambos casos esas dos leyes estuvieron a punto de frustrarse por el escenario de inestabilidad política que se vive en las Cortes y el desafío soberanista catalán. La amenaza -todavía vigente- de un adelanto electoral puso en riesgo la aprobación del Estatuto y del REF económico, con lo que habríamos tenido que esperar para la siguiente legislatura y retomar el trabajo en busca del consenso necesario.

Ahora toca a los gobernantes y a los agentes económicos y sociales hacer realidad lo que regulan el Estatuto y el REF

Conviene por ello poner en valor la contribución de todos los partidos, que supieron aparcar las diferencias en Canarias y, en especial, en Madrid y que priorizaron la aprobación en el Senado sin enmienda alguna en la ya histórica sesión del 24 de octubre. Se evitó así el retorno de esas leyes al Congreso y eso hizo posible la publicación en el Boletín Oficial del Estado el pasado día 6. Incluso los partidos que no compartían aspectos esenciales de esas normas, como son los casos de Ciudadanos en cuanto al Estatuto y Podemos respecto al REF, remaron juntos al resto de formaciones políticas para no obstaculizar la aprobación.

Sentadas ya esas bases, ahora toca a los gobernantes y a los agentes económicos y sociales hacer realidad lo que contienen el Estatuto y el REF. Con ambas leyes Canarias gana en autogobierno, se reconocen derechos que eran impensables hace solo una década cuenta con estímulos de gran calado para el desarrollo socioeconómico.

Pero no basta con que estén plasmados en el BOE o en esta publicación que hoy distribuimos, sino que toda Canarias debe implicarse en su materialización: unos poniendo en práctica, desde sus respectivas cuotas de poder, las disposiciones y desarrollando reglamentariamente aquellas que sea precisas; otros calibrando los resultados y trabajando para las mejoras puntuales cuando sea preciso y, en nuestro caso, divulgando lo que es ya patrimonio de todos los canarios y vigilando para su cumplimiento íntegro.