Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 5 de marzo
Efe
Principios objetivos o irónicos de realidad política y turística
Tribuna libre

Principios objetivos o irónicos de realidad política y turística

En actualidad política, una de las últimas ocurrencias de la factoría Sánchez se refiere al secreto desvelado por los Junteros a cambio de sus votos, en cuanto a la previsible cesión a Cataluña de las competencias en materia de inmigración

Sábado, 13 de enero 2024, 10:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se sube el telón. Y durante el debate electoral de noviembre de 2019, se ve y escucha a Pedro Sánchez diciendo aquello de «…a ustedes, señor Casado, se les fugó Puigdemont. Y yo me comprometo, hoy y aquí, a traerlo de vuelta a España, y que rinda cuentas ante la Justicia española». Se baja el telón.

Se vuelve a subir el telón. Se ve y escucha a Pedro Sánchez, en 2021, 2022 y 2023, dirigiéndose a independentistas, informadores, opinión pública, senadores y diputados, con un inequívoco mensaje: «…no han tenido amnistía ni referéndum de autodeterminación, ni lo habrá…por convicción personal y política…porque ni la Constitución española ni ninguna otra en el mundo reconoce el derecho a la autodeterminación…la amnistía, algo que este Gobierno no va a aceptar, porque no entra ni en la legislación ni en la Constitución española…por eso hablo del principio de realidad, señorías».

Se vuelve a bajar y a subir el telón. Y se ve y escucha a Pedro Sánchez, este pasado diciembre, declarar en RAC-1, la emisora de radio más escuchada en Cataluña, que se reunirá con Carlos Puigdemont «después de aprobar la ley de amnistía». ¿Cómo se llama la película? Presidente pro-fugo. Primer principio de realidad objetiva.

Lo maravilloso del español viene dado por la diversidad de sus modalidades y variantes en función de los lugares y contextos sociales en que se emplea. Y por la riqueza semántica, fonética y gramatical que hasta nos permite hacer juegos de palabras, frases y expresiones. Ya saben, aquello de que no es lo mismo «la pérdida de mi…», que «la perdida de mi…». Pongan ustedes el sustantivo.

La RAE define presidente como la «persona que preside un Gobierno, un Consejo, un Tribunal, una Junta, etc.». Define pro- como «prefijo que significa en favor de, partidario de». Y, por último, identifica fugo como un elemento compositivo (forma lingüística) que significa «que huye de».

Por tanto, no es lo mismo decir presidente prófugo («persona que (ex)preside un gobierno y que anda huyendo, principalmente de la justicia o de otra autoridad» –Puigdemont). Que decir presidente pro-fugo («persona que preside un gobierno y que es partidario del que huye de la justicia o de otra autoridad» –visto lo oído, Sánchez.). Segundo principio de realidad objetiva.

En actualidad política, una de las últimas ocurrencias de la factoría Sánchez se refiere al secreto desvelado por los Junteros a cambio de sus votos, en cuanto a la previsible cesión a Cataluña de las competencias en materia de inmigración. Lo cual resulta inconstitucional: «Que vulnera la Constitución, y es por ello nulo de pleno derecho». Artículo 149, 1.2: «El Estado tiene competencia exclusiva sobre nacionalidad, inmigración, emigración, extranjería y derecho de asilo». Tercer principio de realidad objetiva.

Empieza Sánchez transfiriéndole el 149.2, y acaba concediéndoles el 149.32: «Autorización para convocatoria de consultas populares por vía de referéndum». Primer principio de realidad irónica. Mientras que a Canarias, triste meca-récord en 2023 (con casi 40.000 personas migrantes arribadas a nuestras costas; con más de 6.000 fallecidos contabilizados en la ruta más mortífera; y con al menos 90 pateras o cayucos perdidos para siempre en el océano), le toca conformarse con el rol de coordinación entre Ministerios otorgado al Ministro Torres. Cuarto principio de realidad objetiva.

Inconstitucional pre-acuerdo, el anterior, que, por ejemplo, y relativo al turismo y medioambiente de Canarias, se contrapone a las continuas cortapisas centralistas para una transferencia total y absoluta de la gestión de nuestras costas. Unas islas, rodeadas de agua por todas partes, sin derecho a gestionar su litoral de forma plena. Frente a una comunidad autónoma, Cataluña, rodeada de península (ibérica) por todas partes, excepto por una franja litoral que da al mar, con previsibles competencias plenas en la gestión migratoria. Segundo principio de realidad irónica.

Con un propósito principal de los líderes independentistas: expulsar a inmigrantes supuestamente «delincuentes»… Y ya de paso, tiempo al tiempo, que nos pidan muy próximamente el pasaporte al resto de españoles para acceder a territorio catalán. Tercer principio de realidad irónica.

O totalmente objetivo (sería entonces el quinto principio), si nos atenemos a las contundentes declaraciones de Emiliano García Page, el presidente socialista –pero, sobre todo, manchego y español- de Castilla La Mancha, tras tener noticia de ese nuevo peaje a pagar por Sánchez.

«Lo que quiere Puigdemont es construir, poco a poco, un estado. Y con esto no se puede jugar, con las cosas de comer no se puede mercadear. Y estoy muy preocupado, porque poner en manos de gente que entiende de la inmigración algo parecido a Vox, me preocupa incluso desde una perspectiva progresista. Porque si las competencias las pidiera Vox, todo el mundo se rasgaría las vestiduras, pero las pide Puigdemont para lo mismo, y no pasa nada, y eso no tiene nada de progresista, eso es reaccionario. Pero, sobre todo, la competencia en inmigración como en fronteras es estrictamente una función de la soberanía a la que ningún Estado puede renunciar».

Por otra parte, en cuanto a nuestra actualidad turística, publicaba recientemente el Observatorio Turístico de Canarias su informe titulado 'Distribución y concentración del alojamiento turístico en Canarias'. Proporcionando el mismo una interesante «visión panorámica del número de plazas en hoteles, apartamentos y vivienda vacacional por islas, principales municipios y núcleos turísticos». Un trabajo serio y riguroso que, por tratar de resumir, señala dos aspectos cuantitativos de interés.

De un lado, que en toda Canarias existen 545.344 plazas turísticas (diarias) alojativas. Lo que, multiplicado por 365 días, y dividido en una estancia media de nuestros turistas, de 9,4 días, reporta una capacidad máxima de acoger hasta 21.175.591 turistas al año. Cifra de ocupación teórica máxima que, relacionada con el, según algunos, 'peligroso récord' de 16 millones de turistas, representa una ocupación máxima real de un 75,6%, no más. Sexto principio de realidad objetiva.

Dato cuantitativo que, de entrada, desmonta mensajes y argumentos interesados e incomprensiblemente contrarios a nuestro principal sector económico. Con muchas de esas plazas incluso desvencijadas, per se, o por el núcleo turístico degradado en que se localizan. Y que requieren de renovación o de sustitución integral.

Y de otro lado, que abruma el dato de las plazas alojativas en viviendas vacacionales, casi 200.000 (un 36% del total de plazas turísticas). Superando ¡en casi 100.000 plazas! a las de los tradicionales apartamentos turísticos. Siendo probablemente esta circunstancia de las viviendas vacacionales –muchas de ellas sin controlar por la administración pública-, una de las generadoras del actual déficit de viviendas residenciales para comprar o alquilar por parte de la población residente.

Fenómeno derivado, ojo, no de la actividad turística en sí –a la que también injustamente se pretende demonizar y culpar-. Sino responsabilidad de una actual Ley Estatal de Vivienda que, atentando contra los legítimos derechos e intereses de los propietarios propios de un mercado libre, ha provocado una fuga imparable y continuada de la actividad del alquiler residencial hacia el vacacional. Séptimo principio de realidad objetiva.

Principios de realidad, como decía Sánchez, objetivos o irónicos, con sello propio de lo que singularmente estamos viviendo en nuestro país. Enriquecidos todos ellos gracias a la magia incomparable de nuestra lengua materna. Que es una lengua romance. Como el romance continuado de Canarias con la calima. Y como la calima y su preciosa, aunque imprecisa, definición de la RAE.

Se abre el telón, y se ve a una pareja haciendo el amor mientras levitan, ella y él, entrelazados. ¿Cómo se llama la película? 'Calima'. Y ¿qué es la calima? Pues 'polvo en suspensión'. Como el que se están pegando, metafóricamente hablando, y levitando sin sonrojo alguno sobre nuestros valores sociales y constitucionales más elementales, Sánchez y Puigdemont. Cuarto y último principio de realidad irónica. Lo dice la RAE, no lo digo yo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios