Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 23 de febrero
Efe
La fuga de Konan y la gran chocolatina volante

La fuga de Konan y la gran chocolatina volante

Tribuna libre ·

O como la lucha perenne contra un farragoso sistema burocrático que 'ni vive, ni deja vivir'. Que espanta a inversores, que limita o frena actuaciones, o que ni siquiera nos reconoce el derecho a gestionar plena e integralmente nuestras costas

David Morales Déniz

Director de empresas y organizaciones turísticas

Lunes, 5 de febrero 2024, 22:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La jodimos. Sánchez, a la sazón magistrado, y académico de la Real Academia de la Lengua Española. Y nosotros sin enterarnos. Porque al presidente parece que le va la marcha cada vez que sube a un atril en Bruselas para dar una rueda de prensa.

Si en vísperas de la Navidad de 2022, Sánchez, desde la capital comunitaria, acusaba «a la derecha política, judicial y mediática de intentar atropellar la democracia española», esta misma semana y desde el mismo micrófono bruselense, no ha tenido mejor ocurrencia que dictar pre-sentencia respecto a los radicales independentistas catalanes.

«El independentismo catalán no es terrorismo, no lo es y por tanto con este proyecto de ley yo estoy convencido, y así al final lo van a concluir los tribunales, que van a estar todos los independentistas catalanes amnistiados porque no son terroristas».

Y la kale-borroka, los actos de violencia callejera en el País Vasco y Navarra vinculados a la actividad terrorista de ETA, en realidad tampoco era terrorismo. Sino una réplica de las hogueras de San Juan, cuando los radicales quemaban güagüas, incluso sin casi dar tiempo a que los pasajeros se bajaran. O una especie de botellón de calimocho que, fíjate tú, de manera espontánea generaba la quema de contenedores bajo las ventanas de las viviendas de pacíficos vecinos. Sin olvidar las pedradas a policías.

Sánchez, reitero, magistrado del Tribunal Supremo o del Constitucional. Y académico de la RAE con la letra M mayúscula de 'mentecato': adjetivo calificativo, según la RAE, de significado tonto, fatuo, falto de juicio, privado de razón, de escaso juicio o entendimiento.

Porque ya también lo define la misma RAE. Terrorismo. 1, dominación por el terror. 2, sucesión de actos de violencia para infundir terror. 3, actuación criminal de bandas organizadas que, reiteradamente y por lo común, de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos. Siendo terrorista, aquel o aquella que practica actos de terrorismo. ´As clear as crystal´, que se dice en inglés.

Aunque, lógicamente para intentar conseguir la bendición final del prófugo Puigdemont a la ignonimia de la ley de amnistía propuesta, al presidente, a ZP y al acordeón de María Jesús, les interesa llevar ahora el enfoque hacia la diferenciación, en el imaginario de la opinión pública, entre el terrorismo de las pistolas de ETA, respecto al terrorismo de las fiestas callejeras de Tsunami Democratic y de los CDR (Comités de la Defensa de la República Catalana), articulados en torno al violento activismo para facilitar la realización del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Por eso Rubén Wagensberg, alias Konan, el diputado autonómico de ERC, «cerebro organizador», según la Justicia, del violento asalto y bloqueo del aeropuerto del Prat en octubre de 2019, siguiendo el ejemplo de sus mayores, acaba de salir pitando a Suiza para ponérselo complicado a la justicia española. Y así buscar refugio en los brazos de Heidi, en el dictamen de Pedro, y en la música de María Jesús. La vicepresidenta primera de los pajaritos, y de su comprensión y empatía con el nuevo 'fugado'. La cual entiende 'perfectamente' la huida del diputado porque «imagina su angustia». En lugar de «haberlo pensado antes de haber organizado el asalto». El mundo al revés.

Menos mal que, por otro lado –y, por supuesto, teniendo muy presente la tragedia migratoria que estamos viviendo en Canarias, especialmente en El Hierro-, siempre nos quedan y tenemos proyectos de ilusión y esperanza que se van materializando a base de trabajo, constancia y rigor. Como en el caso de la muy simbólica conexión aérea entre Madrid y Canarias que Binter recién acaba de inaugurar.

Esa nuestra muy canaria y gran, querida y respetada 'chocolatina' verde aérea, que no sólo se viene constituyendo en fundamental, a la vez que metafórica, puente interinsular aéreo que conecta nuestras islas. Sino que, tras años de arduos trabajos de expansión nacional e internacional, pone ahora su pica de profesionalidad en el corazón de España, a través de su aeropuerto más insigne.

Justo en el arranque de este 2024 en que, con los magníficos datos de actividad turística de 2023 recién finalizado, nuestro turismo aún afronta desafíos tan importantes como los de las posibles afecciones a la conectividad aérea por motivo de potenciales riesgos en torno a gravámenes, tasas, impuestos, otros tipos de penalizaciones, o de conflictos laborales en el sector, tanto estatales como europeos.

Al igual que como los de las circunstancias, dificultades y carencias en el mercado laboral. Y la actual falta de atractivo profesional del sector para las nuevas generaciones de Canarias. O como los del conflicto específico surgido en torno a la figura y/o concepto de la vivienda vacacional. O como los del incomprensible fenómeno de la turismofobia, no compartido por la generalidad, pero sí azuzado por mentes que parecen no tener presente el 0 turístico generado por la pandemia, y su duro impacto en las economías de nuestras familias.

O como los de espacios, infraestructuras y servicios públicos infradotados o no renovados en nuestros principales núcleos turísticos y municipios adyacentes, todos ellos objeto de deseo e interés por parte de nuestros visitantes. Incluyendo carreteras que, especialmente en Tenerife y en Gran Canaria, se transforman en ratoneras diarias, para residentes y visitantes, convirtiendo cualquier traslado en toda una odisea y sufrimiento.

O como el gran desafío medioambiental y energético e hídrico que ya está aconteciendo. Donde, precisamente en Cataluña, por ejemplo, ya advierten a residentes y visitantes acerca de las restricciones y cortes de agua, con prohibiciones de llenar la bañera, o con indicación de franjas horarias en las que poder, o no, ducharse. Y desafío respecto al cual, Salto de Chira, en Gran Canaria, muestra el camino de cómo poder afrontar y mitigar los fenómenos adversos generados por el cambio climático (Fitur 2024, en Madrid, en enero, a 20 grados centígrados, y sin necesidad de guantes ni bufanda, lo nunca visto).

O como la lucha perenne contra un farragoso sistema burocrático que 'ni vive, ni deja vivir'. Que espanta a inversores, que limita o frena actuaciones, o que ni siquiera nos reconoce el derecho a gestionar plena e integralmente nuestras costas.

Pero, desafíos, al fin y al cabo, que siempre han estado ahí, y a pesar de los cuales nunca nos hemos dado por vencido, llevando siempre en volandas a Canarias hacia el liderazgo turístico. Como Binter ahora a los canarios a Madrid. Sin que falte la sabrosa chocolatina.

Se congratulaban recientemente los medios de comunicación nacionales porque España, en 2023, había batido récord de visitantes, con 85 millones de turistas internacionales llegando a nuestro país. Representando ya el turismo, a nivel país, un 12,8% del PIB de España.

Felicidad que, en Canarias, con extrapolación real de dicho dato porcentual, multiplicamos por 3. Canarias, que suerte vivir aquí.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios