Comienza la cuenta atrás

«Inauguraciones, promesas, proyectos, obras, arreglos, etc. Queda un año para las elecciones»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

Empieza a moverse el patio y es que resta un año para unas nuevas elecciones. Mayo de 2023 ya no está tan lejos y muchos han iniciado la cuenta atrás. Llega la época de inauguraciones, promesas, proyectos, obras, arreglos de instalaciones que llevan años en desuso, etc. Ya las miradas están puestas en un proceso electoral que se presenta apasionante, tanto para las elecciones generales, como para las autonómicas y municipales, y los nervios están a flor de piel, ya que para algunos quedarse fuera de las listas puede provocar una depresión mayúscula.

A medida que se vayan conociendo candidatos en los diferentes partidos políticos se irán abrazando unos y otros a las farolas correspondientes, con el fin de buscar cobijo, pero al final de toda esta historia quién decide es el ciudadano, aunque luego lleguen los pactos para coger poltronas y repartir cargos.

Si un pabellón se remodela y se vuelve a estropear, y aún continúa cerrado, ahora es el momento de su inauguración sin sobresaltos; si se hace una obra en una piscina municipal y se presenta como ejemplo al mundo con una planta fotovoltaica ideal, pero a los diez días se cierra por la caída de un muro, llega el momento de acelerar su reapertura; si presentan un evento deportivo con 25 nacionalidades llegarán meses de que esos atletas que vienen a la isla representarán al doble de países, aunque nadie controle si realmente los que han venido a visitarnos son solo 50 deportistas; llegan meses de fotos y más fotos, más de lo habitual que ya es de locos, porque la mayoría de políticos se cree que por aparecer en una imagen es sinónimo de hacer algo, una filosofía totalmente caduca.

En los municipios, los vecinos son muy conscientes de quién se ha preocupado por sus barrios y de quién no; mientras que en otras esferas la ola ganadora va ligada al momento en cuestión, por lo que ahora llegan días y meses de estarse quietitos, porque un escándalo podría decantar el futuro electoral de muchos.

Ha llegado la hora de fiestas, conciertos con estrellas mediáticas, eventos deportivos con figuras relevantes y cortes de cintas. Aquí en Canarias nadie quiere mirar atrás, pero el incendio devastador en Gran Canaria, la quiebra de Thomas Cook, las terribles consecuencias de la pandemia, el volcán de La Palma, la invasión actual de Rusia a Ucrania o la nueva viruela del mono no son datos que nos hagan mirar el futuro con optimismo. Ya muchos dicen que solo falta una eliminatoria UD-Tenerife para subir a Primera. Agárrense los machos. Pero nos espera un año entretenido.