Primera plana

Canarias, aislada y sin hidroaviones

13/08/2019

Por supuesto, que aún no toca hacer balance y sacar conclusiones del incendio y procede, a tenor de lo correcto por todos, dejar trabajar a los efectivos que arrojan sus mejores esfuerzos en la cumbre de Gran Canaria. Pero también es cierto que hay cosas que alarman que no requieren acabar la faena para advertirlas: es incomprensible que Canarias no tenga un hidroavión con destino fijo todo el año. Por no tenerlo, no lo tiene ni en verano. Y, a la postre, cuando se ha tornado más complicado sofocar el incendio hemos tenido que esperar a que enviasen el refuerzo desde la península. En un territorio frágil, alejado y fragmentado no se entiende que no haya al menos un hidroavión para dar cobertura a Canarias. Es más, debería haber uno por cada provincia. Aquí los incendios en los últimos años, en diversas islas, no han sido un hecho puntual sino que desgraciadamente ya nos hemos visto más de un verano afrontando la desdicha, fuese fortuita o causada por un desaprensivo que actuó de mala fe o no midió las consecuencias de sus actos.

Son cuestiones esenciales, contar con uno o dos hidroaviones, que el Gobierno central no ha destinado a Canarias. Una evidente señal de aislamiento que no ha tenido en consideración las condiciones del archipiélago y el valor de su ecosistema. Esta es una de esas cosas, una de tantas, que manifiestan cómo las islas quedan relegadas o no se entiende su idiosincrasia desde los ministerios de Madrid. Luego tenemos que tragar con las ocurrencias del político de turno cuando vienen de visita electoral a las islas. Como esa reciente de Pablo Casado que soltó que Canarias debería ser base de la OTAN para África. Vino, lo dijo sin más y se marchó otra vez en el avión. Y se quedaría muy contento el hombre con su flamante idea en vez de entender la historia política canaria del siglo XX y contextualizar su posición geopolítica con los riesgos que conlleva.

En fin, menuda sensación de impotencia: tenemos diversas bases militares en Canarias, como la naval en la capital grancanaria o la aérea de Gando, y no disponemos ni de un solo hidroavión que hemos tenido que solicitar a modo de auxilio a la península. La ciudadanía ya se está movilizando naturalmente en internet para recabar firmas en aras de arreglarlo y así para el próximo verano podamos operar ante cualquier potencial incendio con hidroaviones sin esperar a que lleguen de tan lejos. El tiempo transcurre y las impresiones sobre el eterno aislamiento u olvido hacia Canarias permanecen intactas, no hace falta retrotraernos a la época galdosiana por ejemplo para certificar que debemos mantenernos activos en las peticiones de lo que necesitamos en nuestra tierra. Porque los mensajes de apoyo de los líderes nacionales, que son de agradecer, serán pasto de la indiferencia dentro de poco cuando en la actualidad nacional mande otra clave y a nosotros nos invada la pena cuando vayamos a Artenara y Tejeda para sufrir una inmensa desolación.