Buscando la excelencia

Hemos disfrutado de una formación de calidad, siempre con primeros espadas, con profesores de gran nivel, sólidos historiales profesionales y académicos, y sobre todo divulgadores desde la libertad de cátedra de la que rebosa toda la Universidad

Luis Nanton Díaz
LUIS NANTON DÍAZ

La educación nos hace mejores individuos. A todos los niveles, cuanto mejor es nuestra formación, más efectiva es la experiencia y sus frutos. Por eso es importante una instrucción constante, apartando de nuestro camino el triste conformismo de una cultura de la cancelación. Por eso, buscar y pretender la excelencia, es algo necesario, sobre todo cuando se trata de intentar mejorar, por los demás, y por uno mismo.

La excelencia no es un parámetro de calidad o perfeccionismo. Es una dinámica en constante cambio, que se construye con lo que hacemos día a día. No se trata tanto de intentar mejorar -una aspiración absolutamente respetable-, como de hacer las cosas lo mejor posible cada vez. Lidiar por la excelencia en lo que hacemos requiere esfuerzo y sincera pasión. El impulso y el compromiso para hacer las cosas bien y hacer un esfuerzo que nos ayude a mejorar es algo loable, algo que le genera alicientes a la vida.

Y en ello estamos…Edificio del Instituto de Empresa (I.E) en Madrid. Viernes 24, festividad de San Juan y me encuentro recibiendo una clase magistral del Profesor Manuel Uribarrí sobre 'Valoración de empresas y proyectos'. Todo es extremadamente interesante, ahondando en herramientas conocidas, pero que siempre hay que refrescar. Tras dos horas de clase, descanso para tomar café y me encuentro con otros compañeros de Canarias, del Advanced Management Program del IE. Me convencen para cambiar de clase y disfrutar de la conferencia de Jacobo Parages 'El fracaso nos orienta al éxito', inmediatamente el ponente capturó mi atención, y las neuronas vibraban enérgicamente. No solo eran datos y herramientas, se trataba de compromiso, responsabilidad, instinto de superación…voluntad de poder.

Había oído hablar de Parages, de su historia y de sus retos, en diferentes ocasiones. Sobre todo, por los grandes amigos que mantengo, muy vinculados a la natación. A Jacobo le diagnosticaron, cuando tenía 28 años, una enfermedad crónica bastante dura, la espondilitis anquilosante, que con independencia del deterioro físico que progresivamente opera, vincula tu existencia a un dolor permanente. Debido a esta enfermedad decide empezar a nadar y esto le lleva a conseguir retos de larga distancia en el mar, como el cruce del Estrecho de Gibraltar en junio del 2013 por primera vez y en junio del 2015 por segunda vez en un intento de hacer ida y vuelta, siendo la primera persona que logra este reto con esta enfermedad. Más adelante logra cruzar a nado los 40 kilómetros que separan las islas de Mallorca y Menorca, algo que hasta entonces solo habían hecho 8 personas en el mundo. A partir de ese momento Jacobo toma conciencia del camino, de su sendero. Para muchos, éxito y fracaso deben formar parte de dos caminos diferentes, de tal manera que el éxito se corresponda con la elección del camino justamente contrario al fracaso, pero realmente ambas vías configuran un mismo camino. Quien ha tenido éxito en algo destacado en su vida, sabe también de fracasos y de caídas. Es precisamente en ese momento de abatimiento en el que debemos seguir adelante con más energía, más fuerza y más ganas, aprender la lección que nos quiere enseñar y seguir adelante con absoluta decisión.

Son muchos los retos superados por Parages, y el que desee ampliar la información tiene magníficos videos en Yotube, con sus éxitos en el Estrecho de Gibraltar, Isla de Cabrera, Mallorca y su libro 'Lo que aprendí del dolor', espero que algún día pueda dedicarme mi ejemplar.

Inmediatamente lo comenté con mis compañeros del Instituto de Empresa y pensamos cuando fue la última vez que habíamos fracasado, y que, pese a ello, lo habíamos vuelto a intentar. Porque finalmente hablábamos de responsabilidad, constancia y superación. En cierta medida en la discreta búsqueda de la excelencia en nuestro pequeño, pero ilusionante día a día.

Y por ello, estas líneas están dedicadas a mis compañeros, a mis amigos de esta última promoción del Advanced Management Program del Instituto de Empresa en Canarias. Hemos dedicado un año de nuestra vida a mejorar, a formarnos, y hemos realizado nuestros medidos sacrificios para poder llegar a la meta. Y en todo momento hemos estado juntos.

Hemos disfrutado de una formación de calidad, siempre con primeros espadas, con profesores de gran nivel, sólidos historiales profesionales y académicos, y sobre todo divulgadores desde la libertad de cátedra de la que rebosa toda la Universidad. Que me lo digan a mí, que he mantenido interesantes debates, con muchos de ellos.

Somos un grupo heterogéneo, con edades, experiencias, objetivos, coyunturas e ilusiones diferentes, pero todos unidos por el sano impulso de intentar mejorar. Todos agradecidos a los que nos han apoyado, tanto a nivel personal, como familiar y profesional, disculpando nuestras ausencias de todo tipo durante este periodo lectivo. He aprendido mucho de todos ellos, he asimilado desde la diferencia, desde la divergencia, y ellos me han hecho mejor.

Por eso, cuando escuchaba los retos del conferenciante de aquel viernes 24, pensaba en todas las personas que me han ayudado, y por las que profeso un infinito agradecimiento. En esta ocasión, no solo ha sido formación académica, sino como actuar bien, intentando priorizar el bien común. Por supuesto que hay que generar empleo y riqueza, por eso nos apasiona el mundo de la empresa, pero siempre desde una perspectiva superior, de búsqueda del bien común.

Posiblemente de eso se trata la búsqueda de la excelencia. En este camino de superación no se descansa, hay exiguas pausas y no se consienten excepciones. La excelencia requiere trabajo diario, porque se estructura en tus propios valores, la motivación para obtener un rendimiento óptimo se nutre de un pensamiento: existe la posibilidad de marcar la diferencia. Es decir, de que existe una distancia importante entre lo que seríamos capaces de realizar con un pequeño esfuerzo y lo que seríamos capaces de ejecutar con una apuesta total.

Estoy convencido de que las palabras de Parages, han supuesto un broche de oro, a una línea de pensamiento y acción, simbiosis de un grupo de personas tan espectacular, y una formación que te empuja a buscar la excelencia con humildad. Hablamos de aprender a ganar en compromiso, responsabilidad, superación, confianza y eso supone excelencia.

Por último, aunque resulte obvio, si no buscas excelencia, es difícil que la encuentres. Y perseverar en la excelencia implica actuar con desprendimiento sincero, dando siempre lo mejor de uno. Incluso aunque parezca que la excelencia está muy lejos, en realidad es el interés y el esfuerzo lo que más valor tiene. El hecho de plantearte el objetivo. La lucha supone en sí misma un primer éxito.