Frecuencia Modulada

Batallas que suenan en las tabernas

03/09/2018
ETIQUETAS:
- pp
- psoe

Pocas cosas hay más estériles que librar batallas ajenas. La historia está cargada de guerras donde casi nadie sabe porqué luchaba, conflictos letales que dejaron un reguero de sangre teñido de razones moralmente inconfesables. En la mayoría de los casos, fueron intereses económicos los que impulsaron a la humanidad a empuñar el fusil, aunque también el ego incontrolable de algunos líderes enfrentó a países y pueblos en las trincheras. Algunas de esas batallas cambiaron la fisonomía del mundo, otras -como la vivida en Canarias durante toda esta legislatura- se quedaron en el fuegos de artificio. Aquí, PP y PSOE ladran mucho, pero morder lo que se dice morder...

A poco más de nueve meses de las elecciones autonómicas de mayo de 2019, ya está meridianamente claro que CC seguirá hasta el final encerrada en su castillo. El lenguaje bélico de la oposición no ha resquebrajado ni un milímetro las murallas del poder regional y local de los nacionalistas. De hecho, excepto contadas excepciones a nivel municipal, Coalición continúa mandando en el Gobierno regional, en todos los cabildos con los que comenzó la legislatura y en la práctica totalidad de sus ayuntamientos de siempre.

«Los movimientos palaciegos son entretenidos, pero nunca cayeron reyes sin que estallara algo de pólvora»

Este dato incontestable evidencia que, más que emprender batallas reales, la oposición sólo ha logrado amenazar a Clavijo con juegos de salón. Es cierto que los movimientos palaciegos son entretenidos, pero también lo es que nunca cayeron reyes sin que estallara algo de pólvora. La de socialistas y populares está mojada, como lo demuestra que CC haya superado sin demasiados agobios el reto militar de aferrarse al Ejecutivo con tan solo 18 diputados de los 60 que pueblan la sede de Teobaldo Power.

La bandera de los nacionalistas también ondea sin un rasguño en los cabildos de Tenerife, Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro. Apoyados por unos u otros, los presidentes nacionalistas se han enfrentado a escasas escaramuzas durante la legislatura y ya pueden dormir la siesta con la confianza de que no recibirán una moción de censura. Existen historias bélicas protagonizadas por locos suicidas, pero derrocar a un barón a nueves meses de las elecciones suena más bien a piloto japonés que se hace el harakiri. Pura poesía.

La lírica, está probado, también ha acompañado a muchos héroes guerrilleros. La leyenda de que «hay que sacar a CC del poder» volverá a cantarse en todas las tabernas de las islas en los próximos meses. Está por ver si pasará a la historia como cuento infantil o realidad. «No debes luchar demasiado con un enemigo o le enseñarás tu arte de la guerra», decía Napoleón Bonaparte. Algo sabía de batallitas.