Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de abril
EFE
Una ausencia intolerable

Una ausencia intolerable

Tribuna libre ·

Canarias debe exigir la máxima transparencia al Gobierno de España en todo aquello que nos afecta directamente

Paulino Rivero

Expresidente del Gobierno de Canarias

Sábado, 4 de febrero 2023, 23:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Nadie lo entiende, pero tampoco nadie hace ningún esfuerzo por explicarlo. La ausencia de Canarias en la cumbre bilateral celebrada esta semana en Rabat entre Marruecos y España es tan inexplicable como inexplicable es el silencio conformista con el que han reaccionado las autoridades e instituciones de la Islas.

En una reunión de alto nivel en el que se abarcaban asuntos tan directamente relacionados con nuestro Archipiélago como la inmigración y la delimitación de los espacios marítimos de las aguas que nos separan de Marruecos, el veto a la presencia de un representante de Canarias es todo un desprecio a las Islas. Es un insulto al Estado Autonómico. Es un atropello a nuestro Estatuto de Autonomía.

La especial situación geográfica de Canarias, a mil kilómetros de distancia del territorio continental europeo y a menos de cien de la costa marroquí —protagonista en primer termino de la inmigración clandestina que llega desde la costa del reino alaui e igualmente primer actor en escena en el expediente abierto para delimitar la frontera de las aguas que nos separan— exigían que, al menos como observador un representante canario estuviera presente en la cumbre de Rabat. Lo demandaba nuestro Estatuto de Autonomía y el sentido común.

El oscurantismo, la falta de transparencia y el desprecio a las autoridades canarias con los que el Gobierno de España trata con Marruecos asuntos que nos afectan directamente es muy preocupante.

¿Qué razones pueden existir para que en la representación española en el encuentro bilateral en el que estuvieron presentes 12 ministros no esté presente un representante del Gobierno de Canarias?. Sí entre los asuntos más relevantes a tratar estaban la inmigración y la fronteras marítimas -asuntos directamente relacionados con el Archipiélago- ¿por qué se veta la presencia de el Ejecutivo autonómico en el esperado encuentro de Rabat?. Sencillamente, incomprensible.

En los encuentros bilaterales de España con otros países viene siendo habitual que en la parte de la representación española figure un representante de la comunidad autónoma limítrofe con el mismo.

En el caso de las cumbres bilaterales entre España y Marruecos se normalizó la presencia de los presidentes autonómicos de Andalucía y Canarias. Es más, en las cumbres celebradas bajo la presidencia española de José Luís Rodriguez Zapatero los presidentes de Canarias y Andalucía, no solo estaban presentes, sino que, además, rotativamente podían intervenir, tenían voz.

Canarias debe exigir la máxima transparencia al Gobierno de España en todo aquello que nos afecta directamente. El asunto referido a la fijación de la frontera que separa las aguas de Marruecos de las canarias nos afecta exclusivamente a nosotros. Ni a vascos, baleares, catalanes, aragoneses, valencianos, castellanoleoneses, gallegos o andaluces. Exclusivamente afecta a Canarias y a los que aquí vivimos.

Hay muchos intereses en juego en la fijación de la frontera marítima entre Marruecos y Canarias. Soberanía territorial, recursos pesqueros, minerales, gas, petróleo y un largo etcétera que elevan este asunto al nivel estratégico máximo. Por ello, la negociación abierta exige transparencia e información de primera mano al Gobierno de Canarias.

Esta ausencia de Canarias de la cumbre hispano-marroquí se produce en un momento político en el que coinciden ideológicamente los Gobiernos de España y de Canarias; más incomprensible aún si tenemos en cuenta esta circunstancia que, obviamente, no es menor.

Algunos están empecinados en seguir tratando a Canarias como una colonia o como una autonomía de segundo nivel. Ante ello, la sociedad de las Islas debe reaccionar. En juego está el futuro de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios