Apostar o no por el deporte

«El Instituto Municipal de Deportes invertirá 9 millones de euros en nuevas infraestructuras en la capital y el IID 1,5 en la isla»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

El deporte, a nivel político, siempre ha sido un argumento perfecto para hacerse la foto de rigor, subvencionar a los clubes de élite y si te vi ni me acuerdo, algo que se veía refrendado en los presupuestos. Nadie ha cogido el toro por los cuernos y ha bajado al barrizal del verdadero estado del deporte en nuestra isla, con infraestructuras deterioradas, clubes mendigando y deportistas que deambulan para intentar cumplir sus sueños.

Los distintos partidos políticos, en sus precampañas electorales, suelen realizar un mitin dedicado al deporte para hablar de sus valores y de su importancia, se rodean de algunas caras conocidas y punto y final. El Instituto Insular de Deportes del Cabildo lleva años inmerso en un laberinto sin proyecto, convirtiéndose en una oficina de subvenciones y olvidándose de su verdadero origen. Por su parte, el Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria también llevaba una deriva parecida, en la que la inversión era nula ya que la apuesta presupuestaria por el deporte se planteaba irrisoria. ¿Pero se puede cambiar esta tendencia? Sí. Y la respuesta la encontramos hoy en día en el IMD con la llegada del socialista Aridany Romero al cargo.

Los datos son irrefutables y el salto se puede comprobar a pie de calle y, sobre todo, con partidas presupuestarias acordes a esa apuesta decidida por los beneficios que el deporte puede aportar a la sociedad. El IMD lo gobierna el PSOE y el IID también. Pero hay dos formas de ver las cosas, de trabajar las cosas y de cambiar la dinámica de las cosas.

Con ir en coche oficial a la finca de Osorio para hacerse una foto, prometer el oro y el moro, y luego dejar tirados a los organizadores que se han dejado la piel por situar un evento a un nivel máximo no es buen ejemplo de gestión. Pero los datos son los datos. El IID del Cabildo invertirá 1,5 millones de los 25,8 de su presupuesto en infraestructuras deportivas para 2022 mientras que el IMD del consistorio capitalino dedicará 9 millones de euros en inversiones de los 16,3 de un presupuesto histórico para deportes. Pero qué ocurre, por qué tanto desnivel entre una consejería y una concejalía, ambas socialistas. Al margen de ideologías, la clave está en apostar y currar por el deporte, o dejar que la marea te lleve.

Por último, el IMD tenía en 2015 un presupuesto de 4,5 millones -hoy es de 16,3-. El IID, en 2015, manejaba 31 millones -hoy 25,8-. Hay que apostar por el deporte de forma decidida y abandonar ya los arcaicos juegos de artificio.