Las venas abiertas

El periódico de ayer

16/05/2019

Antes de caer en las garras depredadoras de la heroína, Héctor Lavoe facturó junto a Willie Colón canciones tan memorables como Periódico de ayer. La letra comparaba un amor caducado con la lectura del periódico de un día antes, la noticia fuera de vigencia y tan inútil como un corazón que ha dejado de latir por otra persona.

El tema es de un magnetismo insuperable, pero narra un mensaje que es más bien cuestionable. Y es que especialmente en estos días de campaña sería muy recomendable recorrer las hemerotecas en la búsqueda de promesas incumplidas y gestiones aberrantes.

Tengo la pulsión constante de entrar en las hemerotecas. Introducir un nombre público en el buscador y rastrear su camino previo a estos días. Por saber cómo ha llegado hasta el presente, qué ha hecho anteriormente, y con qué extraños compañeros ha compartido viaje.

«Es recomendable ir a la hemeroteca y saber de dónde viene cada uno de los candidatos»

Muchas veces es aplicable a los candidatos de esta campaña sin fin que va para dos meses. La cartelería electoral de nuestras calles está llena de candidatos que no hace tanto vociferaban que ATI era el demonio y ahora navegan a bordo de Coalición Canaria. Aspirantes a la Alcaldía que dejaron más de una duda sobre su gestión cuando gobernaron la ciudad, no hace tantos años.

Y por supuesto las promesas, esas que no valen nada como cantaban Los Piratas. Esas que un presidente o alcalde hace con la intención de ser reelegido, ayudas y fondos que aparecen por arte de magia de la chistera, cuando en los últimos cuatro años ni miraron a esos problemas sociales.

Y esto, una vez más, ni es un problema de siglas ni de ideologías. Es uno de esos males clásicos de la política. Por eso hay que leer el periódico de ayer.