Tribuna Libre

El coronavirus pone a prueba a los alcaldes

05/04/2020

Si alguna administración –dejando al margen la sanitaria- está notando el impacto de los efectos del coronavirus son nuestros Ayuntamientos. Una vez más vuelve a refrendarse esa frase hecha que dice que la administración local es la primera línea de batalla, a donde primero acuden nuestros vecinos cuando tienen cualquier problema. Los efectos del coronavirus están siendo devastadores desde el punto de vista de la pérdida de vidas humanas, pero además este virus, del que hace apenas 3 meses nadie hablaba en nuestro país, ha colocado una bomba en la línea de flotación de nuestras economías y, por extensión, en nuestros sistemas de atención social y sanitario. En su primer mes el Covid-19 ha arrasado con 900.000 puestos de trabajo en España y ese dato es tan solo la avanzadilla de lo que viene. Por este motivo, desde el primer momento, el Grupo Popular ha trabajado con la lealtad para ofrecer al Alcalde de nuestra ciudad una batería de propuestas en el campo social y económico que permitan encajar un golpe del que no va ser fácil recuperarnos. La primera idea que le hemos transmitido es que los Presupuestos que aprobábamos tarde y mal el pasado 10 de marzo, cuatro días antes del decreto de estado de alarma, ya no sirven para nada.

Volvemos a la etapa de economía de trincheras que tan bien conocemos desde el Partido Popular, la misma con la que nos encontramos cuando Mariano Rajoy se hizo cargo del gobierno de España en 2011 para poder sacarnos del agujero de la crisis. La misma con la que tuvimos que gobernar esta misma ciudad entre 2011 y 2015. Debemos rehacer el Presupuesto para reorientar todas las partidas hacia el gasto social, porque con miles de personas perdiendo sus puestos de trabajo se van a multiplicar las necesidades sociales, las peticiones de prestaciones de emergencia, las ayudas al alquiler y los recursos que demandarán las entidades del tercer sector, esa gran pata del sistema asistencial siempre infradotada.

Pero además de rehacer un Presupuesto que ya no puede pensar en la MetroGuagua como gran prioridad, esa gran papa caliente que habrá que ver cómo continuar tras no haberla finalizado a tiempo, debemos adoptar decisiones rápidas porque las necesidades están ya amontonándose a las puertas de nuestros Ayuntamientos. Nos preocupan los mayores que están solos y que carecen de redes familiares, como también las personas con alguna discapacidad que viven en soledad. Para ellos hemos pedido que se habilite un teléfono específico, gratuito y con capacidad real de movilizar a los distintos departamentos municipales. Si nuestros trabajadores sociales municipales están saturados de trabajo y las listas de reserva agotadas, instamos a Augusto Hidalgo a que alcance un acuerdo con el Colegio de Trabajadores Sociales, para este fin pero también para que coyunturalmente puedan elaborar informes de valoración o realizar funciones asimilables a las que realizan nuestros trabajadores.

Además de nuestros mayores, son esenciales las políticas sociales de apoyo para las familias vulnerables, más aún si tienen hijos, para los adultos sin recursos y aquellas dirigidas a las personas en situación de exclusión extrema que vivan en la calle. Pensando en el día de hoy pero sobre todo en la avalancha de ayudas que se nos viene encima para poder pagar el agua, la luz, comida, alimentos o el alquiler. No podemos seguir tardando semanas, cuando no meses, para dar una simple cita: hay que aprovechar estos días para modificar y simplificar los procedimientos administrativos. Una de las decisiones más trascendentales, pero a la vez sencilla, que el Alcalde puede adoptar hoy mismo es abonar con carácter inmediato los convenios suscritos con ONG y entidades como Cruz Roja, Cáritas o Banco de Alimentos. Están realizando una labor fundamental y no podemos permitirnos que, como el año pasado, los convenios se paguen a final de año, cuando apenas les queda aire para seguir funcionando.

Todas nuestras medidas sociales, pero también las económicas de las que no he hablado aquí, están a disposición de todos los ciudadanos en el apartado ‘Documentos’ de la web www.pplaspalmasgc.es y en nuestras redes sociales, dado que es imposible resumirlas en su totalidad en unas pocas líneas. Pero lo que ya nadie podrá evitar son los tiempos difíciles en los que volvemos a adentrarnos, aquellos que tardamos años en abandonar tras las crisis económica que dio comienzo en 2008 y que no remontamos hasta 2015. Estas circunstancias retratarán a nuestros Alcaldes, sobre todo a los que se acostumbraron a gobernar con viento de cola y unas arcas repletas de recursos. El tiempo dirá quiénes han estado a la altura y quiénes no.