El carnaval, otro activo turístico

22/02/2020

Las Palmas de Gran Canaria afronta los días más intensos del amplio programa carnavalero. Tras la elección en la noche del pasado viernes de la reina de las fiestas, mañana lunes será el momento de conocer al nuevo drag queen, en una semana que se cerrará con la masiva cabalgata del próximo sábado, mientras que el domingo el entierro de la sardina pondrá el colofón a las celebraciones.

Un año más, las convocatorias bajo el llamado carnaval de día están siendo todo un éxito de participación. La posibilidad de que familias enteras disfruten de la fiesta se convierte en un reclamo con gran poder de atracción, a lo que se une el hecho de que esa fórmula permite llevar la fiesta a dos enclaves -Triana y Santa Catalina-, de manera que los alrededores del escenario no se convierten en el único lugar de celebración. Esa acogida masiva se traduce en negocio para las empresas de hostelería, que ya empiezan a contar con el carnaval como una de las fechas preferentes en su actividad anual.

Queda ahora que el carnaval se afiance como un activo turístico más de la ciudad. Por suerte en los últimos años la oferta alojativa de Las Palmas de Gran Canaria ha mejorado notablemente en cantidad y calidad, con la apertura de nuevos hoteles, la rehabilitación de muchos de los existentes y la proliferación de camas acogidas al modelo de alquiler vacacional. Eso permite ya la colocación en el mercado de paquetes turísticos que combinen las excelencias climatológicas, paisajísticas y de servicios con la fiesta carnavalera. Para ello nada mejor como vehículo promocional que las grandes galas y sus retransmisiones televisivas, donde la calidad en lo que se ofrece en el escenario se acrecienta con los avances en materia de realización y edición audiovisual. No hay más que recordar lo visto en la pequeña pantalla, internet y las redes sociales el pasado sábado en la gala de la reina y sintonizar mañana Televisión Canaria y Televisión Española para la elección del drag queen.

Estamos, por tanto, ante una fiesta que trasciende lo popular y se debe integrar en la estrategia de promoción turística de Las Palmas de Gran Canaria. Otros enclaves, como San Bartolomé de Tirajana con los carnavales de Maspalomas, ya lo han hecho anteriormente y con resultados muy positivos.

Todo ello, además, con la garantía de que estamos hablando de unos carnavales con garantía de seguridad ciudadana, con un despliegue sanitario para la atención urgente digno de elogio y, sobre todo, con la masiva participación popular como reflejo de una fiesta que nació en el pueblo y tiene en los ciudadanos su garantía de futuro.