Mi punto de vista

De foto en foto y la callada por respuesta

21/01/2020

Un grupo de italianos se encuentra en el sur de Gran Canaria disfrutando de las bondades de la isla, pero sin poder vivir la experiencia por la que habían organizado su viaje desde hace muchos meses: correr el Gran Canaria Maratón. La undécima edición de la carrera fetiche del Instituto Insular de Deportes del Cabildo de Gran Canaria tenía que haberse celebrado este próximo domingo, 26 de enero, como era uso y costumbre durante los últimos años. La llegada de Francisco Castellano, nuevo consejero de Deportes, provocó -tras analizar el percal que se encontró- que la edición 2020 se aplazase para el mes de noviembre, anunciándose este cambio de manera oficial el día 31 de octubre. Los italianos, fieles a la cita de enero con el Gran Canaria Maratón, ya tenían la reserva de hotel hecha y los billetes a la isla sacados de antemano. Han alucinado con esta decisión y nadie se ha dirigido a ellos.

Pero da igual. El maratón de las grandes cifras y del éxito se ha convertido en una prueba fantasma que en su página web anuncia el 15 de noviembre como fecha de celebración, cuando todos saben ya que no será así. A raíz del artículo de la semana pasada, en la que denuncié que nadie dice ni mu respecto a esta desidia, comentar que empieza a dar sus primeros pasos un movimiento en redes para celebrar el primer domingo de febrero una protesta por la no celebración del Gran Canaria Maratón. Aunque, adelanto, esta semana el IID se llevará una sorpresilla que hará que a más de uno se le caiga la cara de vergüenza.

Mientras esto sucede, o no sucede, el consejero continúa con su sesión de fotos y sus visitas, mientras aún estoy a la espera de disponer de audiencia para entrevistarlo con la intención de conocer el presente y futuro del Gran Canaria Maratón. A excepción del paso dado de situar a Antonio Pérez, Ñito, como responsable técnico de instalaciones y ubicar en su lugar como responsable del servicio de gestión deportiva del IID a Agustín Morales, ahora el consejero se ha desmarcado como un especialista en baloncesto. En unas declaraciones a la Ser, Francisco Castellano catalogó de fracaso que el Herbalife Gran Canaria no esté en la Copa y se mostró pesimista por la situación del equipo.

Estas declaraciones son el claro reflejo de la simbiosis que existe entre el CB Gran Canaria y el Gran Canaria Maratón. El club y la prueba están politizados hasta las trancas, y así nos va. El deporte en la isla, esa que llaman isla europea del deporte, da tumbos. Le quitan subvención a la Transgrancanaria y le dan sin anestesia 75.000 euros a una prueba organizada por una empresa de fuera. Que siga la fiesta.