Don Felipe y doña Letizia, con sus hijas. / E. p.

Zarzuela ahorra en presupuesto y acaba el ejercicio con un superávit de 900.000 euros

La Casa del Rey hace su primer balance de rendición de cuentas desde la entrada en vigor del decreto ley aprobado hace un mes por el Gobierno

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El mismo día en que al Rey le otorgaban en Nueva York, en el exclusivo Club de Harvard, una medalla por su papel en la política internacional y a la Reina la obsequiaban en la recién inaugurada Feria del Libro con una treintena de ejemplares para ella y sus hijas, la Casa Real hizo público las cuentas del ejercicio 2021 que se realiza por decisión de Felipe VI desde el 1 de enero de 2015. La diferencia este año es que es la primera vez que Zarzuela lleva a cabo este ejercicio de transparencia desde que el Gobierno aprobara, a finales de abril, el real decreto que reforma la estructura y el funcionamiento de la Corona, por el que la Casa del Rey dejó de ser la excepción entre las instituciones del Estado que no estaba sometida al control de sus gastos. El Tribunal de Cuentas supervisa ahora los de Zarzuela.

En este ejercicio, la Casa del Rey se dejó sin gastar un 10,55% del presupuesto de 8,41 millones de euros, más de 900.000 euros, motivado en parte porque los estragos de la covid en 2021 privaron a los Reyes de realizar más desplazamientos internacionales (hicieron 13) de los previstos y también porque es la primera vez que no se contempla ninguna asignación real a don Juan Carlos, a quien Felipe VI retiró su sueldo en marzo de 2020. Además, «a fecha 31 de diciembre de 2021 el saldo en las cuentas de tesorería de que dispone la Casa de S.M. el Rey refleja una cantidad 5.826.738,66 euros», figura en el documento de 58 páginas en el que se explica en qué se ha gastado cada partida presupuestaria. Un informe auditado por la Intervención General del Estado, que avala las cuentas de la Jefatura del Estado.

Del presupuesto de la Casa Real, la partida más importante es la destinada a los gastos de personal. Don Felipe, doña Letizia y la reina Sofía percibieron 253.843,20 euros, 139.605,60 euros y 114.231,24 euros, respectivamente, mientras que otros 4 millones de euros se destinaron a pagar a altos cargos y otros funcionarios y trabajadores de Zarzuela. Los gastos corrientes supusieron 2,7 millones de euros, además se destinaron 168.000 euros al fondo de contingencia y 954.000 a una partida denominada inversiones reales.

En esta rendición de cuentas se detallan, además del desglose de los gastos, los informes que auditan las cuentas de la institución y la retribución de sus altos cargos, la relación de los regalos recibidos. Y, por segundo año consecutivo, se incluye también una memoria de actividades interactiva, que resume la labor de los miembros de la Familia Real durante el pasado año. En 2021 se contabilizaron 411 actividades dentro y fuera de España, 240 audiencias y los Reyes recibieron, bien juntos o por separado, a 1.258 personas en audiencia.

En cuanto a regalos, los monarcas, sus hijas y la reina Sofía recibieron 307 presentes, una cifra superior a la del año anterior, cuando fueron obsequiados con 246. Felipe VI sigue siendo el miembro más agasajado con 170 regalos. Le sigue la Reina Letizia que ha percibido 73, frente a los 40 que han obtenido de forma conjunta. Los Reyes y sus hijas comparten dos, la Reina y la princesa Leonor, uno; doña Letizia y sus dos hijas, cuatro; la princesa Leonor y la infanta Sofía cuentan con once obsequios de forma conjunta, a los que Leonor añade otros tres a título individual. La reina Sofía ha percibido tres regalos. El único integrante de la Familia Real al que tampoco le regalaron nada el pasado año fue el rey Juan Carlos, apartado de la vida institucional desde junio de 2019.

¿Y qué se regala a un miembro de la Familia Real? Pues de todo. En la relación figuran muchos libros, pero también hay quien ha regalado al Rey unos gemelos, un botijo, incluso peluches, una boina en miniatura, sombreros, una espada tradicional, camisetas, un par de guayaberas, alguna mascarilla e incluso una vela aromática. Doña Letizia ha sido obsequiada con un broche, pulseras, también sonmbreros, un vestido regalo de un viaje de cooperación, un conjunto de bolso y abanico, un juegos de mantelería, tres manteles individuales (son cuatro en la familia) y, sí, también mascarillas. A la princesa Leonor y a la infanta Sofía, lo más recurrido, es hacerles el mismo obsequio: dos mochilas, dos pulseras, dos figuras artesanales y hasta dos cintas con la imagen de la Virgen de Lluc.