Imagen de los cuerpos amontonados junto al vallado de la ciudad autónoma. / r.c. / ep

Los vídeos del Congreso desmienten a Marlaska y confirman que agentes marroquíes entraron en España

En las imágenes ofrecidas a los diputados se ve a una docena de agentes alauís en territorio español y cómo «casi todos» los cuerpos caen al patio de soberanía nacional

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Las más de seis horas y media de grabaciones enviadas por Interior al Congreso de los Diputados desmienten la versión de Fernando Grande Marlaska de lo ocurrido el 24 de junio en la tragedia de la valla de Melilla, donde fallecieron entre 23 y 72 inmigrantes según las diferentes fuentes. El ministro del Interior, que el miércoles 30 de noviembre volverá a comparecer en el Parlamento para dar explicaciones sobre aquel fatídico día, aseguró que en ningún momento los agentes marroquíes entraron en territorio español para realizar devoluciones en caliente de los subsaharianos, pero en las imágenes visionadas este viernes por los nueve miembros de la Comisión de Interior se aprecia «clarísimamente» cómo agentes del país vecino pasaron el doble vallado para proceder a las deportaciones exprés.

Según explicaron a este periódico varios de los parlamentarios que revisaron los 74 archivos facilitados por Interior (63 grabados desde el dron, diez desde el helicóptero y uno más desde el vallado) y que el ministerio cifra en ocho horas, hubo una docena de agentes de diferentes cuerpos marroquíes en territorio nacional. En las imágenes se distinguecómo el paso de los agentes a España se produce cuando la Guardia Civil logra 'embolsar' a unos dos centenares de subsaharianos junto al vallado.

Los funcionarios del país alauí, algunos con la leyenda bien visible en la espalda de 'Gendarmerie Royale', con la ayuda de los agentes del instituto armado (aunque en la zona también hay agentes del Cuerpo Nacional de Policía) se llevan de vuelta a Marruecos a los 'sin papeles'. La mayoría de ellos había ganado suelo español a través del vallado por encima del paso fronterizo de Barrio Chino y no por la cancela donde se produjo la avalancha en la que fallecieron la casi totalidad de los migrantes.

Las imágenes visionadas por los parlamentarios y grabadas por el dron recogen los instantes previos a la ruptura de esa verja y el momento exacto en el que los subsaharianos fuerzan esa cancela a las 8:42 horas del 24 de junio. Son más de medio millar de inmigrantes los que acceden a la zona cerrada previa al paso de Barrio Chino, donde Marruecos ejerce plena soberanía y hace lucir su bandera. Sin embargo, durante más de media hora las fuerzas del país vecino no actúan. Es justo en el momento en que los inmigrantes logran reventar la cancela con mazas y una radial cuando los agentes marroquíes irrumpen en esa zona.

Es en ese instante cuando se produce la avalancha mortal. Decenas de cuerpos quedan inertes en ese lugar, según los diputados que han visto las imágenes, que insistieron en que «casi todos» los supuestos cadáveres quedan en el patio de soberanía española -al que ahora Interior ha dado en llamar «zona operacional conjunta»- y en el que minutos antes había un pelotón de la Guardia Civil intentando contener a la muchedumbre con gases.

Estas grabaciones también contradicen la versión oficial de Fernando Grande-Marlaska, que siempre ha negado que los inmigrantes hubieran fallecido en España. «Ningún hecho trágico aconteció en territorio español», llegó a afirmar con rotundidad el titular del Interior. La constatación oficial de la existencia de muertos dentro de la soberanía nacional supondría un hecho clave, ya que facultaría a la justicia española para investigar lo sucedido.

Las grabaciones también certifican que algunos guardias civiles lanzaron piedras a los inmigrantes apiñados en el vallado

Las imágenes, según informaron fuentes parlamentarias, también respaldan una de las acusaciones más graves vertidas por el Defensor del Pueblo: que la Guardia Civil lanzó piedras a los inmigrantes. En las grabaciones se aprecia cómo al menos dos agentes del instituto armado del GRS devuelven las pedradas con que les atacan los subsaharianos que han quedado apiñados junto al vallado, ya en la parte española.

Dimisión y la queja del ministro

El PP dijo hallar en el visionado más razones para volver a exigir la dimisión del ministro del Interior por «mentir». «Marlaska dijo hasta tres veces que nunca entró un policía marroquí», recordó Ana Vázquez. El partido sigue reacio, no obstante, a apoyar una comisión de investigación.

«Los hechos principales ocurrieron en territorio español. Tanto la avalancha como los hechos posteriores», denunció el diputado Jon Iñarritu, de Bildu, quien aseguró además que no se practicó«ninguna atención médica» por parte española; y que «es evidente que se hicieron expulsiones en caliente, colectivas y masivas», zanjó.

«Lo que nos ha contado Marlaska estos días no tiene nada que ver con lo que hemos visto en las imágenes», resumió el representante de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, en una crítica casi unánime al ministro. Solo le salvó el PSOE. «Ha quedado claro que su actuación, correcta y ajustada a la legalidad, fue necesaria para defender la soberanía de España y evitar un asalto violento», apuntó David Serrada en línea con Grande-Marlaska, quien acusó a los diputados de haber visto solo un tercio de las ocho horas en que cuantifica la grabación y que puso a su disposición.