Los vecinos de la zona de Vall d'Ebo se encuentran con los efectos del fuego al volver a sus casas

ATLAS ESPAÑA

El que sigue evolucionando favorablemente es el incendio declarado el sábado en Vall d'Ebo, en Alicante. La lluvia de ayer fue providencial para conseguir perimetrarlo. Los vecinos desalojados ya han podido volver a sus casas, con el miedo aún metido en el cuerpo.Los abrazos del reencuentro tras varios días de desalojo celebran lo esencial, pero el entorno que encuentran provoca lágrimas. El casco urbano de Alcalá de la Jovada se ha salvado, también el de Beniaia, pero en el campo, los vecinos tienen mucho que lamentar.A su yegua consiguieron sacarla a tiempo pero están muy enfadados porque aseguran que sobre todo al principio, "aquí no vino nadie".Fueron los vecinos que decidieron quedarse, los que evitaron que el fuego llegara a las viviendas.La devastación en enseres y paisaje es evidente: un desastre de más 12.000 hectáreas donde se ha conseguido salvar los núcleos urbanos pero que obligará a muchos de sus habitantes.-Redacción-