Urbanismo climático frente a las olas de calor

ATLAS ESPAÑA

Las ciudades son islas de calor, pero trabajan en planes personalizados de adaptación. "En Nueva York se pintan de blanco muchas cubiertas de edificios. Y en Frankfurt hay jardines móviles, una especie de caravana que va moviéndose", explica Cristina Mateo, vicedecana de la Escuela de Arquitectura y Diseño de IE University. Y a nivel global se popularizan los refugios climáticos, estas islas de frescor en las que pasar las horas centrales del día. En Barcelona ya hay más de 200 en interior y en exterior. En estos espacios verdes la temperatura llega a reducirse alrededor de dos grados. Oasis térmicos con función estética como los jardines verticales. Soluciones para urbes más sostenibles, las de los quince minutos, donde en ese tiempo se cubren todas las necesidades básicas en bicicleta o a pie