Un único superviviente en una patera en la que viajaban 34 personas al sur de Gran Canaria