El TSJC trasladará a la Generalitat la sentencia firme que obliga a los colegios catalanes a impartir un 25% de las clases en castellano

El camino hacia el cumplimiento de esta resolución judicial no será ni sencillo ni corto. El Supremo comunicará próximamente su decisión de rechazar las aspiraciones del Gobierno catalán que perseguía tumbar la sentencia que obligaba a los colegios a impartir un 25% de las clases en castellano. En cuanto tenga la decisión del Supremo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña trasladará en diez días a la Generalitat la sentencia firme, que se tendrá que cumplir en un plazo de dos meses. La ministra de Educación no contempla otro escenario. Pero si no es así, si hay incumplimiento el Ministerio de Educación se verá en la situación de pasar de observar el proceso a ser quien pueda pedir la ejecución forzosa de la sentencia, quien deba obligar a Aragonés a acatarla. Y el final del camino podría ser la vía penal con la inhabilitación del consejero de Educación. -Redacción-

ATLAS ESPAÑA