El triste regreso a casa

ATLAS ESPAÑA

Entre abrazos y lágrimas hacen balance del paraje perdido."Nos hemos salvao, eso sí es verda", se consuela Puri. Su casa está intacta, también el núcleo urbano de Alcalá de la Jovada. A poco más de 10 kilómetros se encuentra Beniaia. Sus vecinos muestran los daños provocados por el fuego."Mi cuadra está quemada, hecha ceniza", se lamenta Lauri. Su yegua se salvó porque la sacó a tiempo un vecino. Están indignados porque aseguran que, especialmente en los primeros momentos, no recibieron ninguna ayuda.El fuego llegó hasta las inmediaciones de algunas casas. Varios vecinos se quedaron a pesar del desalojo y su tarea resultó fundamental para reducir los estragos de las llamas."Se han quemado todos los campos, los cerezos, los almendros", describe otra vecina. El panorama del entorno es desolador y se enfrentan a un futuro que se anuncia incierto