El barco en el que se alojó a los policías durante el 1-0. / Efe

Sánchez desata la indignación de policías y guardias civiles tras llamarles «piolines»

La referencia fue popularizada de forma despectiva por los independentistas para referirse a los agentes enviados contra el procés

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Pedro Sánchez, en la sesión de control del Congreso, llamó hoy «piolines» a los 12.000 policías y guardias civiles que el Ejecutivo de Mariano Rajoy envió a Cataluña durante la intentona secesionista de otoño de 2017 en el marco de la ‘operación Copérnico-Avispa’, que tuvo como principal objetivo tratar de evitar el referéndum del 1-O.

«La diferencia en materia de política territorial entre cuando ustedes gobiernan y cuando gobierna el partido socialista es que ustedes mandaban 'piolines' a Cataluña y con nosotros la Selección española de fútbol puede jugar en Cataluña sin ningún tipo de polémica", señaló hoy el presidente del Gobierno durante una intervención en respuesta a la portavoz del PP, Cuca Gamarra, que le había reprochado previamente las “concesiones» a sus socios independentistas en el ‘caso Pegasus’.

La denominación despectiva de «piolines» para denominar a los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado desplazados a Cataluña durante el procés fue popularizada por los independentistas, después de que varios centenares de los agentes fueran alojados en el buque Moby Dada, atracado en el Puerto de Barcelona, y que lucía por entonces en su casco tres enormes ilustraciones de personajes de Warner: El Pato Lucas, El Coyote y Piolín. Las chanzas sobre los personajes de ficción y los agentes hicieron que Interior tomara la decisión de cubrir las imágenes de los dibujos animados, lo que empeoró todavía más la situación de escarnio.

El hecho de que hoy Sánchez empleara esta denominación despectiva para dirigirse a los miles de miembros de aquel operativo de Interior provocó la indignación generalizada en las fuerzas de seguridad del Estado y una sorpresa mayúscula entre los mandos tanto de la Policía como de la Guardia Civil.

«Ningún respeto para los compañeros de la Policía Nacional y la Guardia Civil que protegieron la unidad de España, su Constitución y nuestra democracia en Cataluña, donde muchos de ellos se jugaron la vida», apuntó Jucil, la mayoritaria asociación profesional del instituto armado.

Jupol, el sindicato con mayor representación en la Policía Nacional, fue más lejos. Tras denominar «sinvergüenza» al jefe del Ejecutivo, le insistió en que «no se puede referir a los garantes del Estado de Derecho y la Constitución como ‘piolines´».

«Los policías nacionales fuimos a defender el orden constitucional. Dejen de usarnos en sus luchas políticas ya que bastante duro fue la situación que vivieron nuestros compañeros en Cataluña con agresiones violentas y el alojamiento penoso que tuvieron sufrir», señaló el Sindicato Unificado de Policía.

El uso de la denominación de «piolines» también provocó la reacción del PP, Vox y Ciudadanos durante momentos posteriores de la sesión de control en la que el ministro del Interior intentó matizar las palabras de Sánchez. «Lo que ha dicho el presidente del Gobierno es que ustedes llevaron en condiciones indignas a Cataluña a nuestra Policía y nuestra Guardia Civil», defendió Fernando Grande-Marlaska.